Los Rockets hacen otra intentona por el anillo, ahora con Westbrook; los nuevos Pelicans y los ‘Mavs’ de Doncic y Porzingis serán muy divertidos

8

La División Suroeste, con los tres equipos texanos y los nuevos Pelicans post Anthony Davis, se presenta, como siempre, como una de las más competidas. Completamos el análisis de la Conferencia Oeste hoy. Aquí puedes ver los publicados ya sobre la División Pacífico y la División Noroeste.

Houston Rockets, con el mejor James Harden que se recuerda, aunque eso no le valiera su segundo MVP de la temporada, se volvió a topar en el Oeste con los Warriors, su pesadilla recurrente, el sitio de sus horrores de los últimos. Y se fue a casa en las semifinales.

Parece que la fórmula diseñada con Chris Paul y James Harden como estiletes había tocado fondo, no daba más de sí. Esa pareja, encima, según apuntaban diversas fuentes, no se llevaba bien. Nada más acabar otra temporada frenada en seco por los Warriors, Daryl Morey —mucho antes de su famoso tuit sobre Hong Kong— decidió poner en venta a toda la plantilla… menos a Harden. La misma sangre fría que usaron para cortar a Carmelo Anthony en noviembre tras solo una decena de duelos volvía a ponerse ahora sobre la mesa. Titubeos, los justos.

Llega Russell Westbrook

Parte de aquel equipo de Oklahoma Thunder desecho en julio de 2012 cuando Harden puso rumbo a los Rockets se recuperó en buena medida durante el mes de julio de 2019. Houston se quitaba de encima los 80 millones garantizados que le tenían que dar a Paul en los próximos dos cursos, más posiblemente otros 44,2 millones de player option futura. Apretado el botón del fin, llegó el del principio, el de la reunión de nuevo de Russell Westbrook y Harden, quienes, junto con Kevin Durant, dirigieron a los Thunder a esa final perdida en junio de 2012 ante los Heat de LeBron James, en el primer anillo para El Rey.

¿Westbrook y Harden? Dos balones necesitarán, se apuntan muchos el comentario. Queda ver cómo puede encajar Mike D’Antoni en sus sistema a dos estrellas tan necesitadas de protagonismo, de puntos, de estadísticas, de tener la bola en sus manos. Igualmente, poner el nombre de Westbrook, MVP de 2017, en la lista de grandes fichajes supone que Houston, otra vez, va con todo, que no quiere esperas, que la vida no entiende para ellos de transiciones y variedades de ese tipo. Harden tampoco lo consentiría.

El resto de la plantilla, bien, puesto ha mantenido a primeras espadas como Eric Gordon P.J. Tucker o Clint Capela, ha sostenido el núcleo de complementos formado por Austin Rivers, Gerald Green (pendiente de una posible grave lesión en el pie producida estos días y con varios meses de baja por delante) o el hasta hace poco anónimo Danuel House. Para dotar de veteranía al interior sigue Nene Hilario, cuya renovación tuvo sus más y sus menos con la NBA, y llega Tyson Chandler. Anthony Bennett, otrora número 1 del Draft, iba a pelear por un puesto en la plantilla pero quien tiene mala suerte, la tiene siempre. Un nuevo percance en la rodilla ha supuesto su adiós a la franquicia de Houston al poco de llegar.

Quinteto ideal: Russell Westbrook, James Harden, Eric Gordon, P.J. Tucker, Clint Capela.

Mavericks: Porzingis se une a Doncic para soñar

¿Será el momento de regresar a los playoffs para Dallas? Con gran parte del trabajo hecho desde el mes de enero, cuando recibieron traspasado al lesionado Kristaps Porzingis de los Knicks, el letón está listo para la contienda y ya ha debutado en pretemporada con los texanos. Dallas dio a Dennis Smith Jr. y a DeAndre Jordan a cambio, en una visión a medio plazo, si por ello se entiende octubre de 2019, que debe empezar a lubricar ya.

Hubiera sido mejor todo, siempre se puede ir a mejor, si Kemba Walker hubiera llegado en lugar de elegir Boston, pero la pareja formada por Luka Doncic, Novato del Año, y por Porzingis, más las firmas del notable Seth Curry, que vuelve a Dallas, de Tim Hardaway Jr., recibido en enero en el canje por el propio Porzingis, o de Boban Marjanovic, mucho más fino y ágil para correr la pista, garantizan que los Mavericks pelearán de verdad por vivir la post temporada. Sin olvidar que siguen J.J. Barea, Dorian Finney-Smith, Maxi Kleber o Dwight Powell. Aunque, por encima de todo esto, no olvidar tampoco nunca que el Oeste es el Oeste. Muy duro, pero estarán en la pelea. Doncic vive un año de reválida, el segundo curso siempre es más exigente para los rookies destacados.

Quinteto ideal: Delon Wright, Tim Hardaway Jr., Luka Doncic, Maxi Kleber, Kristaps Porzingis.

San Antonio Spurs persigue la historia

Deshilachada poco a poco la plantilla histórica de los cinco anillos, porque la edad, el negocio de la NBA y el paso del tiempo no perdonan, quien sigue al frente de todo es Gregg Popovich, quien a sus 70 años tiene el reto de volver a clasificar a los Spurs para los playoffs. Imaginen, los que tienen ciertos años en su DNI, todo lo que ha sucedido desde 1997, última vez hasta la fecha que los Spurs no pisaron la pelea por el anillo. De conseguirlo de nuevo ahora en 2019 San Antonio superaría el récord de los Nationals/Sixers, que bajo las dos denominaciones habitaron sin respiro los playoffs entre 1950 y 1971.

Tras su grave lesión de la pasada temporada, se espera mucho de Murray

Cuando al inicio del análisis nos referíamos a que el negocio no perdonaba hablábamos claramente de Kawhi Leonard, cuyo traspaso a los Raptors en julio de 2018 acompañado de la retirada de Manu Ginobili cerró una era en San Antonio. Leonard dejó en el camio, principalmente, a DeMar DeRozan. El bloque de la 2018-19 sigue pues, con la gran noticia de la reincorporación de Dejounte Murray, fuera toda la campaña pasada por lesión.

También está LaMarcus Aldridge, del que se rumorearon cosas, con un año más a la espalda (y sopla ya 34 velas). A todo ello, unirle la traición de Marcus Morris, quien apalabró 2 años y 20 millones con San Antonio para luego dejarles en el camino e irse a los Knicks por un curso y 15 millones. Legal, sí, pero no muy ético. Caballero don dinero. Lo peor de todo, que en las operaciones por atar a Morris los Spurs perdieron a David Bertans. El reto vuelve a ser mayúsculo para Popovich pues tienen puntos pero poco triple, el arma que estos últimos años marca la pauta en esta Liga.

Quinteto ideal: Dejounte Murray, DeMar DeRozan, DeMarre Carroll, Rudy Gay, LaMarcus Aldridge

Memphis y NOLA, reconstrucciones saludables

New Orleans, con nueva gente en la oficina, sacó botín por Anthony Davis. Cuando una estrella, cuando tu jugador franquicia, no quiere estar contigo, no te empeñes y trabaja por sacar lo mejor que puedas a cambio. Con David Griffin al frente, en junio salió Davis a los Lakers, el destino que tenía que ser. La batalla no estaba en sujetar a La Ceja sino en coger cosas por él. Cosas interesantes. Y llegaron Brandon Ingram, Josh Hart y Lonzo Ball. Casi nada, sin olvidar a uno que sigue, el voraz Jrue Holiday, para convertirse en un equipo jugón, con aires nuevos y cero toxicidades.

La apuesta se eleva por la fortuna de tener el número 1 del Draft, obtenido de la lotería de junio de 2019. Y eligieron a Zion Williamson, una bestia de la naturaleza, un jugador al que hay que dejarle rodar, pero que puede marcar una época. Todo arranca de nuevo en NOLA, la preciosa ciudad donde recala además Derrick Favors para la pintura y un J.J. Redick dispuesto a dotar de veteranía y tiro con rango de siete metros al núcleo. Buena pinta. Muy buena pinta para lo que podía haber sido. No todos renacen de perder a su media vida, como era Davis, de esa manera. Verles peleando la octava plaza de playoff con Utah Jazz y los propios Spurs parece lógico.

Quinteto ideal: Lonzo Ball, Jrue Holiday, Brandon Ingram, Zion Williamson y Derrick Favors.

En cuanto a los Memphis Grizzlies, otros que se tienen que acostumbrar a vivir sin su época dorada. Marc Gasol primero y Mike Conley, después, dejaron la franquicia en el espacio de pocos meses. El fin de los Grizzlies contemporáneos tal y como se han conocido se barruntaba desde hacía algunos cursos, pero se materializó a partir de pasado febrero.

Jonas Valanciunas, renovado y parte del canje con Toronto por Marc Gasol, y Ja Morant, número dos del Draft, están llamados a ser la potencia de Memphis. En la ciudad de Elvis, la cabeza siempre alta para competir. Los problemas ya vienen solos y serán duraderos, así que mirar al porvenir con Morant y comprobar cómo rueda como novato es un punto de interés suficiente para un equipo donde se estrena como entrenador jefe Taylor Jenkins.

Quinteto ideal: Ja Morant, Dillon Brooks, Josh Jackson, Jaren Jackson Jr., Jonas Valanciunas.

 

8 Comentarios

  1. yo sigo sin ver a harden con westbrook ahora mismo…
    supongo que se verá.. pero un cabra loca, que se basa en correr a toda hostia, y uno que soba y soba el balón… bueno… así tendrán 2 tipos de juego distinto..

  2. Dos balones no, tres van a necesitar los Rockets. Uno para Westbrook, otro para Harden y otro para los demás.
    Dos superestrellas en el exterior y poca calidad en el interior, en esto estoy con nidetres, yo tampoco lo veo…
    Equipo capaz de ganar un partido a cualquiera a poco que tengan acierto en el tiro pero incapaz de ganar un título.
    Un saludo.

  3. Si consiguen un interior duro en defensa y reboteador los mavs son equipo de playoffs fijo. Pero asi los veo muy blanditos por dentro.
    Pero Doncic-Porzinguins nos haran disfrutar de lo lindo.

  4. Los Rockets no han hecho ese traspaso para mejorar sino para evitar empeorar (la relacion personal Barba-CP3 era pesima, aparte de que Paul empezaba a dar signos de fatiga fisica, de hartazgo por Harden, y que su ontrato era una bomba, especialmente con la player option del ultimo anyo). Al cambiar por Westbrook no mejoran, pero evitan que el vestuario salte pro los aires (recordemos que CP3 es uno de los jugadores mas abrasivos de la NBA y no se calla), asi que mejor hacer un trade cuando Paul todavia tiene valor

    Respecto a los 2 balones, es cierto…hasta cierto punto. CP3 y Harden jugaban un sistema “my turn-your turn” y no coincidian mucho en pista (en liga regular), de esa manera cada uno mantenia su cuota de protagonismo y no se veian eclipsados por el otro (titulares ambos, final de Q1 para Harden, Q2 para CP3, final Q3 para ambos, Q3 Harden, principio Q4 CP4, ultimos 5 minutos ambos). Algo asi pasara este anyo, Westbrook y Harden no coincidiran demasiados minutos en pista…hasta los partidos importantes.

    Obviamente hay tres aspectos principales en la adaptacion de Westbrook a los Rockets. El primero es su adaptacion a no ser el unico lider indiscutible, sino a que el protagonismo se lo lleve Harden; a ver son amigos desde la infancia, en temporada regular no van a coincidir muchos minuos,…pero en el momento de la verdad, a ver que ocurre. Segundo, los Rockets idolatran la eficiencia de un jugador (pro eso se centran en T3 y tiros a menos de dos mentros) pero la eficiencia no es el punto fuerte de Westbrook (tira demasiados midrangers, hace demasiados “yo contra el mundo”, enlentece la jugada, tira rodeado de 4 jugadores,…). El tercero es el pobre %T3 de Westbrook (29%T3 en las 2 ultimas temporadas; de entre los 130 jugadores de la historia de la NBA con mas de 2500 T3 intentados, Westbrook tiene con diferencia el peor %), y eso se penaliza en un equipo tan dependente del T3. Aparte de eso, su esfuerzo defensivo es cuestionable si no esta involucrado directamente en la jugada (como Harden claro, pero ahora los otros 3 jugadores deberan tapar 2 huecos en defensa, no solo 1)

    Por otro lado, habra sinergias Harden-Westbrook. Son amigos y se respetan. La persencia de HArden limitara la atencion sobre Westbrook, con lo que eficiencia mejorara. Al jugar los Rockets con los 5 abiertos, se crean grandes pasillos para entradas a canasta que un prodigio fisico como Westbrook aprovechara a conciencia. Es un ganador, con intensidad, con competitividad, y con mucha mayor capacidad defensiva que Harden (si esta conectado mentalmente)

    La otra duda es el banquillo tan corto de Houston. Tucker y Eric Gordon siempre rayan a gran altura, Capella cumple su papel de switching, rim protector y lob-catcher (aunque su ultima temporada fue algo decepcionante), pero sin Gerald Green (posiblemente baja todo el anyo por la fractura en el pie) la calidad del banquillo es dudosa. Obviamente, el sistema Rockets esta preparado para conseguir que incluso jugadores que normalmente no destacan cumplan la mision encomendada. Pero aun asi

  5. He llegado a ver los últimos tres minutos aproximadamente de Doncic en su partido contra los Clippers. En defensa, ha atrapado cuatro rebotes seguidos (o le han caído en el imán que tiene en las manos; algo de mérito tendrá también su colocación en la bombilla). También ha aguantado bien ante su par con un paso lateral mejorado.

    En ataque, ha perdido creo que cinco balones: robo de Leonard, personal en ataque después de devolver un empujón al debutante Mann, pasos tras recibir un pase (se queda parado estupefactado con el balón en las manos, lo que ha aprovechado Mann para quitárselo de un manotazo y casi se lía una tangana buena), tiro de 3 corto y robo de Mann.

    Por cierto, Mann es rápido, potente y una mosca coj… defendiendo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here