Ni un día sin buenos partidos: el Tracer Milano de Meneghin, D’Antoni y McCadoo campeón de Europa contra el Maccabi de Jamchi, Barlow y McGee

1

Una final maravillosa. La de 1988 fue la previa a la explosión y dominio de la Jugoplastika en los años siguientes y siguió a las de 1987, con los mismos contendientes.

El Tracer Milano de mediados de los ochenta fue un equipazo. Había muchos equipazos en realidad para disputar la Copa de Europa de 1980 a 1988: el Maccabi, la Cibona de Petrovic, el Real Madrid y luego surgieron el Zalgiris de Sabonis, el Barcelona de Epi y el Aris de Gallis. El Tracer estuvo durante varias ediciones peleando por el campeonato.

Y lo logró, fue rey de Europa en 1987 y 1988 tras derrotar en la final, memorable, al Maccabi, que tenía en sus filas nada menos que a Berkowicz, Aroesti, Jamchi, Sims, McGee. El equipo italiano se sustentaba en Meneghin, D’Antoni -ahora entrenador de los Rockets-, Premier, Ricky Brown y la primera gran estrella de la NBA que llegó a Europa, un superanotador como Bob McAdoo.

Esta es la final completa de 1987 en Lausanne:

Aquí la segunda mitad de Gante 1988, con los dos mismos finalistas:

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here