El nuevo Zalgiris inicia la era post Jasikevicius: Lauvergne, Garino y Rubit, principales fichajes

1

Si hay dos equipos que viven una pretemporada diferente y afrontan un curso donde deben ajustar objetivos son el Zalgiris y el Fenerbahce. Ambos por el mismo motivo, por haber perdido a su entrenador, en ambos casos una persona que era más una leyenda que un técnico. El equipo lituano se quedó sin Jasikevicius, nuevo preparador del Barcelona, y el turco, sin Obradovic después de siete años donde el veterano técnico serbio fue la referencia.

Analizando el nuevo Zalgiris, se ve un equipo cambiado pues hay seis fichajes, tres de peso y tres lituanos que amplían la rotación más que llegar para tener un protagonismos importante.

Así que son esos tres refuerzos principales, Garino, Rubit y Lauvergne, y los que siguen de pasados años los que llevarán el peso del equipo: Grigonis, Walkup, Jankunas, Hayes, Lekavicius y Milaknis. El nuevo entrenador fue una apuesta, Martin Schiller, sin experiencia al más alto nivel en Europa. El preparador austriaco dirigió a dos modestos equipos alemanes y luego se fue al equipo de la G League de los Utah Jazz.

Han dejado el equipo Ulanovas, que firmó en el Fenerbahce, y Landale, que apuesta por la NBA, LeDay, que fichó por el Armani Milano, y KC Rivers, que se unió al Zenit ruso.

El nuevo Zalgiris es, lógicamente, una incógnita. Si ya eran uno de los tres presupuestos más bajos con el Asvel Villeurbanne y el Alba Berlín, ahora además lo han reducido más por el impacto en sus ingresos del coronavirus. Jasikevicius los puso en zona playoff o peleando por ellos hasta el final, pero parece casi imposible que esta próxima temporada se acerquen a ella.

Sin público, como parece que será de entrada la Euroliga o con aforos reducidos, el equipo de Kaunas pierde además el empuje de su afición y lo notarán. Garino y Lauvergne han tenido muchos problemas físicos los dos últimos años y necesitan relanzar sus carreras. El grupo de jugadores lituanos se dejará el corazón por el club y el escudo, pero no parece suficiente para subir un escalón y esquivar las cuatro-cinco últimas posiciones de la tabla.

Rubit no destacó la pasada temporada en el Olympiacos y puede redimirse ahora con un protagonismo mayor en el Zalgiris. Si jóvenes como otro de sus fichajes, el inexperto Vasturia, el pívot Geben o Jokubaitis dan un salto, irán ganando piezas para el futuro.

Hayes, Walkup, Milaknis, Grigonis y Jankunas son una garantía de rendimiento y deben acompañar a esos jóvenes y a los nuevos para al menos ser un equipo siempre competitivo, aunque sea imposible jugar ahora sin ese extra de corazón que aportaba Jasikevicius.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here