Entrevista con Javier Balmaseda, autor de ‘Fernando Martín: instinto ganador’: «Tenía un aura especial que cautivaba a todos»

23

Este próximo martes se cumplen 30 años del trágico accidente de coche que acabó con la vida de Fernando Martín, jugador del Real Madrid y el primer español en irse a la NBA, además de provocar graves heridas a otro conductor contra el que chocó el vehículo del recordado pívot madrileño.

Javier Balmaseda, que durante años participó mucho por aquí haciendo comentarios en nuestro foro, ha publicado un libro -editorial JC y clickando aquí se puede comprar en su web; asimismo disponible en Amazon- para recrear la leyenda de Fernando Martín y acercar su figura a las nuevas generaciones de chavales que no lo vieron jugar. También a los más veteranos, que podremos adentrarnos a través de más de 450 testimonios recogidos en este libro en facetas y capítulos de su vida menos conocidos. La próxima semana sortearemos un ejemplar.

El autor del libro con un ejemplar del mismo

-¿Cómo recuerdas aquel trágico domingo del accidente ya como adulto y volviendo a la mirada de aquel niño que eras?

Tenía 10 años recién cumplidos, tengo un recuerdo leve de él como jugador por ello, sí el de estar comiendo en casa con mis padres y escuchar la noticia por televisión. Me impactó, es quizá la noticia de mi niñez que más me afectó porque no había conocido la muerte de nadie así famoso, conocido, y fue algo inesperado que me impactó mucho.

-Curiosamente, le dedicas un libro a alguien a quien no viste jugar apenas dada tu edad.

Sí, eso me lo dice mucha gente, me lo han preguntado mucho personas de su entorno o ex jugadores con los que he hablado estos años para preparar el libro. Yo no lo conocí, pero me quedé enganchado a su figura, a su leyenda. Empecé a hacer entrevistas a jugadores de su época cuando preparaba un reportaje para una PlanetACB, logré hablar con su hermano Antonio, me fue cautivando más Fernando según iba sabiendo más de él y así seguí. Buscando más y más información y todo deriva en este libro. Han sido cuatro años de trabajo casi a diario con su figura en mi cabeza.

-¿Por qué hacer un libro en esta época de internet, blogs, etc. en la que parece no haber hueco para los textos largos cuando 30 años ya parecen una eternidad y quien más o menos ha visto algún reportaje escrito o en TV sobre Fernando?

Para mí el libro era el formato ideal y atractivo, primero porque lo vas a tener ahí, en tu casa para siempre, no tienes que buscar cosas de él en internet. Segundo, porque al comentar a sus allegados que iba a hacer un libro he conseguido que la gente quisiera participar. Era un formato más atractivo también para ellos.

-¿Te ha merecido la pena el esfuerzo, no digo a nivel económico, sobre todo a nivel personal, de haber cumplido las expectativas que te marcabas al comenzar el proyecto?

Sin duda. Muchísimo. De hecho, no puedo dejar de trabajar en él. Sigo recabando información y me gustaría seguir trabajando en los próximos años en lograr que su figura perviva y no se le olvide. Que se le conozca más como persona que como jugador, que los chavales de 20 años para abajo aprendan quién era y vean que hubo un jugador que a mediados de los ochenta se fue a la NBA cuando ningún europeo iba y fue un pionero luego para Pau Gasol y todos los demás.

-Estos años has buscado testimonios, frases, audios de ex compañeros, amigos, familiares, rivales… ¿No hubo un momento donde te apeteció parar y desconectar un poco de Fernando Martín?

Ja, ja, ja. Mira, el libro se entregó en agosto del 2018 y, mientras se ponía en marcha todo el proceso editorial, pues surgieron nuevas historias que me parecían preciosas y se añadieron. Por ejemplo, descubrí a amigos de cuando era un adolescente que iba a veranear a Benidorm. Gente del baloncesto de esa ciudad se enteraron de que estaba allí y le propusieron una pachanga y se fue a jugar con ellos. Este pasado verano he estado con ellos, les llevé fotos y ha sido maravilloso. Ya con el libro en las tiendas me han llegado más testimonios, así que creo que esto no se acaba…

En el libro sacamos cartas y postales inéditas escritas de su puño y letra cuando estaba en Estados Unidos. Hay una desde de Los Ángeles, a 9 días del debut en los JJOO, en la que contaba que estaba fastidiado de la espalda y pensaba que no iba a llegar a jugar los primeros partidos. En la carta se ve perfectamente el calvario que estaba viviendo. Sus inicios en Estudiantes como junior… Además, hay muchas fotos desconocidas y han sido enviadas por los propios autores, amigos o gente de la calle que se fotografió con él. El libro da una vertiente un poco diferente a lo que pueda pensarse de Fernando, no es una biografía al uso.

-¿Cómo han recibido su familia y amigos el libro ya publicado, sus testimonios, los de otros, muchas anécdotas que seguramente no conocerían…?

Para mí el apoyo de su familia y sobre todo de sus hermanos Pedro y Antonio era fundamental y lo más importante. Cuando le hice una entrevista a Antonio, que durante muchos años no quería hablar de este asunto, fue un momento decisivo. Luego le he ido contando todos los pasos, lo ha supervisado, le he pasado previamente todos los testimonios… Él quería que se conociera el lado humano de su hermano especialmente. Luego en la presentación que hicimos en Madrid en octubre vino y dijo que lo había logrado y eso me llena de satisfacción.

-Entre los que somos más mayores que tú el recuerdo de Fernando sigue ahí, es la típica noticia que está en tu cerebro y corazón, que recuerdas aunque hayan pasado muchos años. Yo lo he hablado con aficionados y periodistas y cuando hemos dedicado en nuestra web espacio a la memoria de Fernando, siempre nos ha funcionado. ¿Qué tenía, cómo es ese aura tan especial para que sea una leyenda que no fenece 30 años después?

Tiene un magnetismo especial, no sólo carisma. Para la gente y para los jugadores. Todo lo que tocaba lo convertía en éxito. Me explico. Yo creo que he conseguido testimonios de tanta gente porque Fernando les enganchó, les dejó algo dentro aunque no lo hubieran tratado mucho o sólo fuera un rival, ni siquiera un amigo. La gente recuerda anécdotas de él, como me pasó con sus compañeros del Estudiantes de la temporada 1979-80, mientras que no recuerda nada de otros compañeros de ese año. O sus ex compañeros de la selección española juvenil. Ese aura cautivaba a los compañeros desde que les daba la mano con esa gran fuerza física que tenía y el aficionado la percibía, por eso su muerte tuvo tanto impacto.

 

 

23 Comentarios

  1. Fernando Martín fue una de las claves de las ligas que ganó el Madrid en las temporadas 84, 85 y 86.
    De hecho, en 1986 el Madrid tuvo muchos problemas de lesiones en el playoff final y el favorito era el Barça de Aito (era el primer año de Aito).
    Pero entre que los blancos le pusieron «bemoles y carácter», los azulgrana no supieron ganar en el primer partido del playoff en Madrid (desastroso partido de uno de los americanos, Smith), y en el segundo en el Palau, tras un inicio espectacular del Barça, el Madrid de Lolo, a base de casta y sufrimiento, le dio la vuelta al partido y el título.

    Recuerdo, uno ya tiene una edad, que ese segundo partido de playoff no pude verlo en Teledeporte (TV2) pues estaba jugando un partido de futbol sala y me entere del resultado por la radio.
    Entonces no había internet, ni las redes sociales. Vivíamos más tranquilos, inocentes, pero tranquilos.

    Al año siguiente, Martín ya no estaba en España y la liga la ganó el Barça. El Madrid de Lolo ni llegó a la final de la ACB.
    Martín era un tipo muy duro. Como azulgrana, no me gustaba verlo jugar, porque era determinante.

  2. Gran noticia.

    Yo tengo la misma edad que el autor. Fernando era mi ídolo y nunca nunca olvidaré como me entere de la noticia. De repente lo oí por la radio (domingo por la tarde) y fui corriendo a decirle a mi madre: «Mami, han dicho por la radio que ha muerto un jugador de baloncesto que se llama noseque Martín!». Mi madre se quedo blanca: «Hijo, que dices???? Fernando??». Yo me quedé blanco. Era un crío y no me daba cuenta que era Fernando. Me parecía imposible. Era otra época y había que estar pegado a la radio para tener mas noticias. Cuando se confirmó no pare de llorar durante días. 1989. Un niño de 10 años que hacia 4 que ya entrenaba a baloncesto.

    Fernando era MAGNETICO. Un tío atractivo. Un tío duro. Y que se iba a aquella NBA. Un ídolo como ya no quedan.

  3. Yo tenía 25 tacos cuando aquello y me acuerdo muy bien. Lo oí en la radio y fue un palo gordo, algo trágico. Ocurrió mientras su equipo jugaba, conducía un Lancia que era una pasada, en la M-30. Con Fernando todo era a lo grande…

    Para mi generación fue una figura mítica. Uno no conocía ni había visto nunca a nadie como él. Su físico no era de nuestra época. Ahora a lo mejor hay más españoles así, entonces no. Entonces un tío alto era una cosa más deslabazada, como Rullán o Prada, Romay o Juanito de la Cruz. Fernando estaba cuadrado. También era un playboy de primera y eso sumaba al mito..

    Técnicamente no era gran cosa. Tenía tres o cuatro movimientos buenos y les sacaba mucho partido. Perdía balones y muchas veces nos desesperaba, las cosas como son… bueno, como fueron. Pero era un GANADOR, era medio equipo. O equipo y medio, si le tocaban mucho los cojones…

    No sé que hubiera sido de él en estos tiempos tan buenistas y políticamente correctos.
    Siempre en mi equipo y en mi memoria Fernando Martín.

  4. Un jugador con una tremenda personalidad. Un líder. Un pionero en la NBA. Un súperclase. Un jugador que contribuyó a engrandecer aún más la historia del Madrid. Y lo dice un barcelonista. Pena que no pudiésemos disfrutarlo hasta su retirada. ¡Qué duelos con Audie Norris! Saludos.

    • De acuerdo en todo salvo en lo de super clase. No creo que fuese lo que se dice un super clase. Lo definiría más como un lider, un guerrero, un luchador.

  5. Los duelos con Audie, la temporada con Drazen (seguro que allí arriba se tomaron unas copas y jugaron un uno contra uno)
    Es importante recordar que irte a la NBA significaba en esos momentos no poder jugar en la selección, y eso hizo y hacia la. Decision todavía más dura para un tío que amaba la selección como Fernando
    Y si ese día, viviendo en Santander, día lluvioso y esa noticias, las imágenes del funeral con los jugadores del Madrid y Barsa juntos, el partido del Paok con su camiseta en el banquillo y Antonio saliendose
    Ufffffff

  6. Yo soy un poco atípico en mi percepción del personaje.Impactado como cualquiera por la muerte de un jugador emblemático como el y cuya desaparición fue un desastre personal y deportivo muy importante para el Madrid y para el mundo del baloncesto en general, no me sentí nunca cautivado por Martin. Ponia muchas caras jugando, tenía tendencia a recriminar a quien no se la pasaba y pwrsonalme te me seducian mucho más Corbalan o Delibasic.Me pasa un poco parecido con Felipe Reyes, que tampoco me emociono nunca en exceso, como si lo tan hecho Llull, Carroll por poner un ejemplo.
    Evidentemente esto no mitiga la enorme.e tragedia, ni el reconocimiento de su brillante trayectoria.
    Saludos.

  7. Gran jugador. Que pena lo del accidente y no poder seguir disfrutando de su garra y clase. Por cierto un saludo para el autor Javier que es de mi pueblo gran persona.

  8. Yo todavía me acuerdo,como si estuviera enterándome en este momento,del momento que me enteré.Era el cumpleaños de un hijo,estábamos esperando la llegada de la familia,para tomar el café y la tarta,cuando al entrar mi suegro,me soltó la bomba.Casi me desmayo,estuve grogui toda la tarde.Me impactó muchísimo,me sigo acordando mucho.Estaba ilusionadisimo con su fichaje.Si no estoy equivocado debutó con el Madrid en un mundial de clubes en Sudamérica.Y lo hizo casi sin entrenar con el equipo, metió un montón de puntos.Yo siempre sigo la información deportiva sobretodo para ver noticias del Madrid de baloncesto,las de fútbol que también,pero éstas te enteras aunque no quieras.Era jugador del Estudiantes,como despuntó muy rápido, enseguida se empezó a comentar el interés del Madrid en ficharle,desde ese momento devoré,aún más si cabe,la información deportiva, esperando su fichaje,como en otros casos que han sido muy importantes,casos como Herreros,Sabonis,Arlaukas y tantos otros.Tenia un carisma impresionante,los duelos con Audi Norris fueron épicos.Recuerdo un partido de las finales, que jugábamos en Barcelona, él solía tener muchos problemas de espalda y se levantó de la cama para viajar a Barcelona.En la arenga a los compañeros les dijo que él no se había levantado de la cama para perder.Asi era siempre él,intensivo.Senti muchísimo su marcha a la NBA, siempre pensé que no era el mismo jugador a la vuela de su aventura americana,primer español en hacerlo,por sus problemas de espalda.Con el calendario actual no hubiera podido resistirlo.Ademas con su altura, de en este baloncesto habría tenido muchos problemas para jugar en las posiciones de interior.Siempre te echaré de menos.Lo cortés no quita lo valiente, también me apena mucho lo que le ocurrió a su víctima en el accidente.Ha tenido que ser durísimo tanto para la víctima como para su familia,el hecho de que el causante del accidente sea el héroe y de él nunca se haya preocupado nadie.Y me considero tan madridista como el que más.Pero las cosas son como son y no como nos gustaría que fueran.

  9. De Fernando Martín recuerdo además de algún partido,ciertos detalles,la temporada que llegó,creo que con 19 años,hizo 40 puntos en un partido de pretemporada,Lolo Sáinz dijo que jugaron para él para darle confianza,otro detalle es una frase suya que la repetía en todos los partidos,»hay que ganar por lo menos de 20″,eso me gustaba mucho,seguro que ahora le repatearía eso de no jugar la última bola,por último,en el mejor partido de baloncesto que yo he visto,aquella final contra el Snaidero Caserta,Petrovic contra Óscar,acabó muy cabreado y con malas caras por el excesivo protagonismo de Drazen,es curioso porque aquel partido Martín jugó con varios dedos rotos y se le quedaban cortos los libres,no era para darle juego a él precisamente,pero bueno,era un tío ganador y con carácter,en la pista sabía hacer 3 o 4 cosas bien y anotaba mucho,en defensa se esforzaba sobretodo si el rival era de los buenos,Norris por ejemplo,buenas batallitas también.La noticia de su muerte y la de Petrovic unos años más tarde,me impactaron por igual,una pena no haberlos visto jugar más tiempo,uno en el Madrid y otro en la NBA,al menos les quedaban 5 años de carrera.

  10. Me acuerdo como si fuera ahora, tenia 12 años, mis padres tenian un bar en el pueblo, y estabamos jugando al fútbol en el aparcadero cuendo se bajo un señor asiduo del bar que venia con la radio puesta, y nos dijo se ha matado Fernando Martín. Mi colega y yo corrimos hacia la puerta del bar para dar la noticia y en medio de la carrera mi colega va y me pregunta: quen se matou, Martín Vázquez? No sabía si reir o llorar…
    Grande Fernando. Un lider

  11. Pues tirando de recuerdos y de hemeroteca, creo que en general es verdad que el mito ha sobrepasado al jugador, tanto, que a este a veces se le menosprecia. Y Fernando Martín no era un jugador común ni entonces ni lo hubiera sido hoy. He leído arriba como que tenía poca clase. Pues no es así.
    Empezó con el basket tarde y aprendía con la velocidad de un prodigio superdotado. Entendió el juego a la perfección y se movía muy bien con su tamaño. Tenía buen juego de pies y aprendió a tirar de 4 o 5 metros con altos porcentajes. Gancho con ambas manos, pero donde dominaba los partidos era ganando su posición con su envergadura y fuerza, hundiendo al defensor, fuera el que fuera, hasta debajo del aro donde anotaba sin problemas. En el rebote era de lo mejor. Por algo se fijaron en él los Nets, donde si hubiera caido hubiera hecho carrera casi seguro, pero hubo un traspaso carambola que le llevó a aquellos Blazers.
    Se batía el cobre con los mejores en su puesto y solía salir airoso. Partidos para el recuerdo. Hemeroteca. Madrid-Maccabi en el viejo palacio: traje de 24 puntos y 17 rebotes al tándem Kevin Magee-Lee Johnson (casi nada). Partido de liga contra Forum Valladolid, 45 puntos en 28 minutos. Madrid-Zalguiris, 33 puntos en las barbas del mejor Sabonis…pero nada, algunos que lo vieron con menos de 10 añitos y otros que nunca lo vieron creen que era como Felipe…nada más lejos de la realidad.

    • Si lo dices por mi….. no me refiero a que no tuviera técnica ni clase. Si no que no era la cualidad que yo destacaría de el. Destacaría mas si caracter, fuerza, orgullo o liderazgo que su tecnica.

    • No sé si darme por aludido. Creo que sí. He querido decir que en mi santa santorum está por debajo de otros, y que a mi no me caía especialmente bien, como me pasa con Felipe, (nunca me resultó simpático y nunca le perdonaré la navajada al entrenador y equipo que metió tras la semifinal del equipo del año pasado). No creo que se parecieran ni en el juego ni en el carácter. Vi jugar mucho a Fernando Martín, no me perdía ni uno solo de los partidos de Copa de Europa del viejo pabellón, y en vivo lo vi dos o tres veces, (entre otras la final de Copa del célebre triple de Solozábal). Era muy recriminador con sus compañeros, (en esto mucho más que Felipe) y yo adoraba a Corbalán o Delibasic, que por cierto eran más ganadores que él, (al menos cosecharon un palmarés infinitamente superior, (sobre todo Mirza), y no tenían ese gesto sempiternamente torcido.
      Martín era un magnífico jugador. Un pionero. Para mi era mejor jugador ANTES DE IR A LA NBA, que después cuando vino. Es verdad que tardo en empezar a jugar al baloncesto y eso se le notaba en el tiro que nunca fue suelto, pero leía muy bien los espacios, y se hacía hueco a base de espaladas y sabiduría. Técnicamente no era un superdotado, pero dominaba dos o tres recursos a la perfección. Para mi su mayor aportación fue ver correr el campo or primera vez a un tipo de su tamaño.
      Disiento en que se hubiera hecho hueco en la NBA. No tenía ninguna cualidad, que allí resultara destacable.
      Y por supuesto, me parecece muy inferior baloncestisticamente a los grandes del 80, si es que esta extrapolaciones son posibles.
      Fue un grandísimo e imprescindible jugador de la primera edad de oro de nuestro baloncesto. Y el primer español que dio el salto a al NBA, (como Glouchov fue el primer europeo, creo). Ni más ni menos. Por supuesto para mi también fue un trauma. Domingo de Diciembre y partido contra el CAI. iNOLVIDABLE PARTIDO CONTRA EL PAO, (creo), el que se celebró en el tiempo.
      Si te referías a mi, espero haber dejado claro que al menos hablo con conocimiento de causa.Sé que está muy mal visto , siquiera no adorar a los lamentablemente muertos en nuestra España. Pero cada uno tiene el recuerdo que tiene de los demás.
      Saludos.

  12. Recuerdo perfectamente el día de su fallecimiento y lo triste que fue para muchos seguidores del Barcelona, ya que aunque odiado por su talento se le respetaba, era un grandisimo jugador y ojalá lo hubiera fichado en su momento el Barça.
    Drazen y Chicho, entre otros que se han ido demasiado pronto, estarán ahí arriba jugando pachanguitas buenas.
    Inmenso recuerdo el que nos dejó. ….. y ya sé lo que le pediré a los Reyes Majos.

  13. De haber estado en 1988 en la selección otro gallo hubiera cantado. Hasta iría más lejos y sería irreverente. En los JJOO de Seul, con Villacampa, Biriukov y Jiménez de aleros, no hacía falta convocar a Epi porque éste estaba fatal por sus problemas físicos. Hizo un preolímpico en Holanda desastroso, y en 1988 tanto Villacampa como Biriukov eran casi tan determinantes como Epi.

    Pues eso, que estoy convencido que con Fernando Martín el partido de cuartos de final contra Australia de las Olimpiadas de Seul, ese partido no se pierde, y hubiéramos jugado las semifinales de otros JJOO.
    Luego tanto Yugoslavia, USA o URSS, eran muy superiores a España. Por lo que lo más probable es que hubiéramos quedado cuartos.

  14. Se me pone la carne de gallina solo con escuchar su nombre… El más grande e inteligente de la historia moderna del baloncesto español.

  15. Me alegro mucho de leer tantos comentarios que ponen el foco en el Fernando Martín jugador, ya que, con el paso del tiempo el mito ha terminado por devorar al jugador.

    La figura de Fernando en la España de finales de los 80 transcendía al propio baloncesto, era todo un personaje social (muy a su pesar)… no creo que el baloncesto haya tenido tanto peso en la vida social de este país como en aquella década.

    Aprovecho la ocasión para pedir la vuelta al foro de Javier Balmaseda que seguro nos está leyendo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here