¡El Real Madrid recuperó el trono! Brillante campeón tras arrollar al Unicaja (95-68)

193
ACBPhoto

El 95-68 final lo dice todo. El encuentro por el título de la Copa del Rey fue para el Real Madrid con tanta contundencia, con una superioridad tan impresionante que cuesta creerlo. Felicidades desde aquí para el club blanco. Son ya 28 títulos de Copa en toda la historia para ellos. Tras dos finales perdidas, volvieron a ocupar el torno de campeones. El 17 de 30 en triples del Madrid frente al 4 de 20 de su rival ya es un dato que marca lo que unos y otros hicieron en la pista.

Para el Unicaja queda el consuelo de haber hecho un buen torneo en las dos rondas previas, ahora se trata de que persistan y no tiren la temporada. Se juegan mucho en la Eurocup y, casualmente, dentro de dos semanas vuelven a enfrentarse a los blancos en la Liga en este mismo escenario del Carpena.

ACBPhoto

El equipo blanco salió mucho mejor (19-10, min. 7) y terminó el primer cuarto doblando a su rival por 26-13. Con seis pérdidas y un 0 de 6 en tiros de tres, el Unicaja temblaba mientras el Madrid anotaba cómodamente y con un 5 de 8 desde la línea de 6,75.

El segundo comenzó además con dos aciertos desde el 6,75 de Rudy mientras el conjunto malagueño se aceleraba y fallaba todo. La final estaba rota muy pronta salvo que los de Casimiro sacaran fuerzas de donde no parecía haberla y recuperaran el tono defensivo de los días previos.

Lograron al menos frenar unos minutos el vendaval ofensivo blanco y cinco puntos de Brizuela, con el primer triple de su equipo tras ocho fallados, colocó el 35-23. Incluso Ejim falló de forma rara un tiro sencillo bajo el aro para ponerse a diez, como no convirtió Alberto Díaz un triple para situarse a nueve.

ACBPhoto

El donostiarra hizo un 2+1 y situó al Unicaja sólo 9 abajo. Parecía empezar una nueva final con ventaja madridista pero con un rival ahora ya intenso y con anotación. Sin embargo, Brizuela buscó demasiado el juego individual, falló dos ataques y el Madrid lo castigó. Al descanso, un 43-28.

El 10 de 18 en lanzamientos de tres estaba sosteniendo a los de Laso y machacando las ilusiones del cuadro malagueño. Asimismo, no dejaron opción a soñar con una remontada (49-30, min. 23). La diferencia se amplió a cifras insospechadas en una final y se llegó al último periodo con un 68-42.

Como le pasó al Valencia Basket en semifinales, el Madrid iba con un par de velocidades más en la cancha y el Unicaja ni llegaba a molestar ya en defensa. Ni para frenar algo el vendaval que les arrasaba con personales. Se entró en los cinco minutos finales con un 80-55 y estaba siendo ya una fase de puro intercambio de canastas y con quintetos inusuales en pista, sin más historia que esperar cómo levantaba el Madrid el merecido título de campeón.

Real Madrid (26+17+25+27): Campazzo (13), Carroll (20), Deck (8), Randolph (5), Tavares (12) -cinco inicial-, Reyes (-), Rudy (6), Thompkins (10), Taylor (9), Llull (4), Causeur (5) y Laprovittola (3).

Unicaja (13+15+14+26): Adams (7), Jaime Fernández (4), Toupane (2), Thompson (6), Gerun (4) -cinco inicial-, Alberto Díaz (2), Brizuela (22), Guerrero (2), Ejim (4), Suárez (6), Waczynski (2) y Elegar (7).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here