Análisis de la División Suroeste, quizá la más floja: bases para el futuro en Wizards y Hawks mientras Miami Heat y Orlando Magic aspiran al playoff

1

Quizá una de las Divisiones menos atractivas, a priori, de toda la NBA pero no por ello carente de puntos importantes que comentar. Atlanta Hawks, Charlotte Hornets, Miami Heat, Washington Wizards y Orlando Magic ya representaron la clase media baja del Este en la 2018-19, con únicamente los Magic clasificados para los playoffs. Este curso quizá se añada algún plantel más a la postemporada, pero seamos honestos, no parece que nadie de aquí vaya a sobrevivir mucho más allá de la Temporada Regular

Butler lo necesita ser todo

Miami vive y sobrevive y siempre compite. Está muy lejos de sus mejores días, de aquellos de 2006 o de las cuatro Finales seguidas, con dos anillos, entre 2011 y 2014. Pero nunca ha dejado de intentarlo Pat Riley al frente de las oficinas. Y buena muestra de ello, en una escuadra que salarialmente no tenía mucho margen, ha sido la firma de una de las estrellas de esta NBA, aunque quizá un peldaño por debajo de la élite total.

Jimmy Butler debutará en Miami tras un curso donde la preparó para forzar su salida de Minnesota y, conseguido este logro, recaló con buenos resultados en los 76ers. Pero Jimmy Buckets, tan suyo, quiere y necesita ser el faro de una franquicia, el líder de un equipo. En Miami, que quizá vivan ya sin el malestar continuo que generaba Hassan Whiteside, lo va a ser y de cómo trabaje y rinda van a depender muchas de las opciones de unos Heat que sueñan con la esperanza de este curioso presente y con piezas futuras muy prometedoras del estilo de Tyler Herro. Dragic, sin lesiones, es un buen jugador y Winslow y Adebayo, dos buenos complementos. Deberían jugar al menos la primera ronda de playoffs.

Quinteto ideal: Goran Dragic, Justise Winslow, Jimmy Butler, James Johnson, Bam Adebayo

En Orlando viven el presente

Acceso a los playoffs después de siete años. Primer duelo de la primera ronda del Este ganado a los luego campeones Raptors, con ese triple de D.J. Augustin. Y sensaciones para seguir creyendo que todo debería ir como mínimo igual. Porque los pilares de todo aquello, Steve Clifford en los banquillos, y Aaron Gordon, Nikola Vucevic (renovado este verano), el propio Augustin o Terrence Ross (también renovado) siguen ahí.

Además, han llegado apliques como el de Al-Farouq Amini, veterano bueno, o del Markelle Fultz, que no ha debutado con los Magic y quien llegó el pasado curso desde Philadelphia completamente lesionado. Fue número 1 del Draft, nunca olvidemos eso. Y no hace demasiado tiempo. Su salario habla de una adquisición con nada que perder y todo por ganar. Si está sano y si Mo Bamba va adaptándose a la liga en su segunda experiencia, Orlando suma por aquí y por allí, los que siguen y los que llegan, para ser favorito absoluto a ganar la Sureste y estar en los playoffs.

Quinteto ideal: D.J. Augustin, Evan Fournier, Aaron Gordon, Al-Farouq Aminu y Nikola Vucevic.

Vucevic, el pívot estrella de Orlando Magic

Washington: problemas en la capital

De mal en peor y lo más triste es que no se ha tocado fondo. Una plantilla inestable donde había permanentes entradas y salidas durante la 2018-19 fue fruto de lesiones tan trágicas como la de John Wall, que luego se terminó de lesionar en su propio domicilio y que posiblemente tampoco juegue nada en la 2019-20, o la de Dwight Howard, apenas unos partidos al inicio de curso para no volver a asomarse a la rotación por su problemas de glúteo. Así, todo era más difícil. La buena noticia fueron las apariciones de jugadores como Tomas Satoransky o Thomas Bryant. Pero al primero no lo pudieron retener y se va a Chicago a ser titular. El segundo es de las pocas sonrisas que pueden tener en Washington este curso. Tampoco perdamos el rastro del alero japonés Rui Hachimura, elegido como número 9 en el draft del pasado junio.

En estos Wizards otra buena nueva es el anotador Bradley Beal, cuya extensión de contrato por dos cursos más esta semana (hasta el 2023) deja a las claras que los Wizards siguen apostando por él y por Wall como ejes. Eso sí, este año será perdido.

Bradley Beal, recién renovado, es la gran esperanza de los Wizards a corto plazo

Para terminar de cuadrar los problemas, que nunca vienen solos, firmaron como base a Isaiah Thomas. Pero King In the Four no tiene la fortuna de su lado desde que en 2017, recién fallecida su hermana, asombrara al mundo con unos playoffs brutales con los Celtics que tuvo que dejar precipitadamente porque su cadera no daba más de sí. Ahora, tras pasar por Cleveland, por los Lakers y por los Nuggets sin ser ni una sombra de lo que fue, llegaba a la capital para tratar de ser el base titular. En septiembre se lesionaba el pulgar de su mano izquierda. Estará de baja hasta inicios de noviembre. Peor, imposible. O quizá sí si la temporada sale tan mal como se prevé, aunque en la franquicia sueñan con estar construyendo para el corto plazo con Beal-Bryant-Hachimura.

Quinteto ideal: Isaiah Thomas, Bradley Beal, C.J. Miles, Rui Hachimura y Thomas Bryant

Atlanta Hawks: tan viejos, tan jóvenes

Qué interesante va a ser seguir a los Hawks, que trabajan con soltura en las oficinas, sin prisas pero sin detenerse y que tienen dos nombres, por diferentes razones, sobre los que poner los ojos este curso. Ambos estuvieron ya en la 2018-19 y se llaman Trae Young y Vince Carter. El primero, en su segunda campaña en la NBA, viene de una temporada en la que solo ha sido mejor novato que él Luka Doncic. Si atendemos al nivel del esloveno, podemos deducir que el temporadón de Young también ha sido mayúsculo. Y lo confirmamos, lo fue.

Eje de un equipo bien gestionado por Lloyd Pierce en el banquillo, tiene su contrapunto, por edad y por tantas cosas, en Vince Carter, quien con sus buenas actuaciones en estos días de pretemporada no parece que entre en su 22ª temporada como profesional, lo que le va a hacer batir el récord de siempre en la NBA. Nadie ha jugado tantas campañas como él. En enero cumple 43 años. Si ven por ejemplo sus mejores jugadas del duelo del pasado miércoles contra los Knicks (17 puntos) es como para no creérselo. Y para cerrar, si volvemos al asunto de los jóvenes, tomemos nota con el rookie y campeón de la NCAA De’Andre Hunter y con Cam Reddish, sin olvidar a John Collins o el hecho de que Chandler Parsons sigue vivo y quiere jugar tras su funesta época en Memphis. Únanle a todo, como remate, que Jabari Parker, aunque no quiera defender, tiene un talento que se le cae de los bolsillos. Posiblemente sean divertidos estos Hawks y a considerar más seriamente la próxima temporada si todos estos jóvenes cuajan.

Quinteto ideal: Trae Young, Kevin Huerter, De’Andre Hunter, John Collins y Alex Len.

Charlotte y la vida sin Kemba Walker

Ahogados por nóminas actuales que no están vinculadas al rendimiento dado, con una plantilla sin estrellas pero con salarios estratosféricos, imagen de una gestión algo cochambrosa, los Hornets le ofrecieron al agente libre Kemba Walker, su luz en estos años, su jugador franquicia y uno de los mejores de su Historia, 60 millones de dólares menos de los que podía percibir en otros lugares. Kemba, siempre abierto a seguir en Charlotte, tenía un límite. Y ese límite fue la escasa oferta así como la nula garantía de que sirviera de algo que continuara, porque el margen de actuación de los Hornets, incluso con su estrella renovada, era escaso.

Así que Walker se fue a los Celtics y al menos los Hornets salvaron los muebles. Porque Kemba llega a Boston vía Sign and Trade, lo que supone que de vuelta recibieron a Terry Rozier. Al nuevo timón de la entidad le van a forrar a dinero (58 millones de dólares por tres cursos). Pero no es lo mismo. Y todos lo sabemos. Los Hornets también.

Aunque nada es completamente negativo, siempre debe haber algo de luz: el primera ronda P.J. Washington o el sophomore Miles Bridges, con margen y poca presión para desarrollarse más, representan la esperanza a corto plazo. En lo que a España atañe, Willy Hernangómez vio garantizado su contrato para toda la 2019-20, tras la cual será agente libre sin restricciones. Parece que en los Hornets apuestan por él, veremos de qué forma, aunque la baja nómina de 1,6 millones de dólares que va a percibir ha facilitado el movimiento de confirmar su continuidad como cinco suplente.

Quinteto ideal: Terry Rozier, Nicolas Batum, Miles Bridges, Marvin Williams y Cody Zeller

 

1 Comentario

  1. Gracias Javier.

    Lo a verdad es que se agradecen, al menos por mi parte, estos análisis iniciales de cada una de las divisiones NBA (al igual que anteriormente con ACB y Euroliga).

    Sobre todo para los que como yo llevamos algunas temporadas sin seguir tan de cerca la NBA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here