División Atlántico: los Raptors, en un difícil año post anillo; los Sixers se ven como candidatos a ganarlo; los Celtics generan dudas

0

Los grandes triunfadores del mercado de verano tienen nombre y apellido: Brooklyn Nets. La franquicia, que venía de clasificarse para los playoffs de manera trabajada y cuando muchos no creían en sus opciones, sobre todo si se tiene en cuenta que no hacía mucho tiempo era una entidad en ruinas deportivas, se conseguía hacer con los dos agentes libres de los que todo el mundo hablaba y que por fin se reunían para jugar juntos: Kevin Durant y Kyrie Irving. Aunque deportivamente el impacto de estas firmas se tendrá que ver a medio plazo, pues Durant será baja todo el curso por la lesión en el Aquiles producida durante las Finales, el golpe sobre la mesa de los Nets y de su General Manager, Sean Marks — claro ejemplo de que se puede ser mejor gestor que jugador — era total. Al lado de pareja llegaron DeAndre Jordan, Taurean Prince, hábilmente traspasado desde Atlanta para un jugador que corría el riesgo de estancarse en los Hawks, Garret Temple, Wilson Chandler, con el lunar de su suspensión por consumo de sustancias prohibidas, o el gladiador y siempre rentable David Nwaba.

Kyrie Irving cambió los Celtics por los Nets

A todo ello se le ha de añadir que sigue al frente del banquillo Kenny Atkinson y que jugadores que han crecido a su vera como Spencer Dinwiddie, Caris LeVert, Joe Harris o Jarret Allen no se mueven de Brooklyn. ¿Opciones? Todas las que se les quiera y pueda dar en el Este. Hablar de anillo ya mismo posiblemente sea demasiado, pero los Nets deben estar en los escenarios que se aproximan al mes de junio. O merodearlos.

Quinteto inicial: Kyrie Irving, Caris LeVert, Joe Harris, Taurean Prince, DeAndre Jordan.

Boston Celtics: las llaves son para Kemba Walker

Cuando en 2017, en aquel mes de agosto, los Celtics se borraban de sentimentalismos y traspasaban a Isaiah Thomas a los Cavaliers a cambio de Kyrie Irving, principalmente, parecía como si el impulsor de todo aquello, Danny Ainge, hubiera gestado otra obra maestra para Boston. Sí, se quitaba a su hombre, un Thomas que había puesto a la NBA patas arriba meses antes pero que acarreaba, como luego se vio, una grave lesión de cadera. Y recibía a Irving, el mejor base para muchos de la NBA.

Kemba y Kanter, los dos encargados de dar un salto a los Celtics

Dos años después de aquello, los Celtics solo han conseguido llegar a unas Finales del Este (2018) y cerraron entre amagos de crisis la 2018-19. Irving, que dijo en octubre de 2018 que quería ver su camiseta colgada en el TD Garden, en una alusión clara a que deseaba pasar el resto de su carrera ahí, no tardó en cambiar de opinión. En junio era un secreto a voces que no seguiría en Boston y que se movería solo unos cientos de kilómetros, a New York, a Brooklyn, para empezar de cero.

El golpe, que Boston calibraba desde hace tiempo, fue bien encajado por su gerencia. A un disgusto se contesta con una alegría. Y tiraron la casa por la ventana para darle las llaves de la franquicia a Kemba Walker, consuelo de suficientes quilates ante la marcha de Irving, de Al Horford y la imposibilidad de atraer a Anthony Davis.

Brad Stevens conserva a un Gordon Hayward que hace dos años se rompió entero y del que se espera que recupere en la medida de lo posible aquel nivel de los Jazz. También sigue Jaylen Brown, que este lunes 21 de octubre firmaba una extensión de 4 años y 109 millones de dólares, y Jayson Tatum, sobre el que se debe cargar mucho del peso del juego. Terry Rozier se da por sacrificado a cambio de obtener en el Sign and Trade a Walker y habrá ojos para el siempre interesante, dentro y fuera de la pista, Enes Kanter, para alguien que jugó en LEB Plata en Marín, Javonte Green, o para los 2,29 metros de Tacko Fall, que operará con un contrato dual.

Quinteto inicial: Kemba Walker, Marcus Smart, Jaylen Brown, Jayson Tatum, Enes Kanter.

Toronto Raptors: el reto casi imposible de reconquistar el anillo

Toronto no es lo mismo que en junio de 2019. Una pieza clave en el sorprendente anillo, en tanto en cuanto nadie los daba como favoritos al inicio del curso 2018-19, ya no sigue. Kawhi Leonard, corazón y motor de esos Raptors en la recta final de la campaña, MVP de las Finales y elemento crucial para entender todo, se fue a los Clippers. La solución para Toronto pasaba por renovarle, a él y a Danny Green, para jugar con los topes salariales y mantener el bloque. La salida de Leonard a Los Ángeles produjo también la de Green a la ciudad californiana, pero en su caso a los Lakers.

Siakam parece la nueva referencia de los Raptors

Con capacidad salarial para renovar pero no para firmar nuevos agentes libres, los grandes contratos de Marc Gasol, de Kyle Lowry o de Serge Ibaka eran una factura que maniataba las grandes incorporaciones del exterior. Pascal Siakam, el futuro de una entidad que mira a 2020, cuando liberará millones y millones en salarios, ha recibido también este lunes una extensión de contrato de cuatro temporadas y 130 millones de dólares. El camerunés es el porvenir de la única franquicia de Canadá en la NBA. En Toronto lo saben. Y pagan por ello gustosamente.

Quinteto ideal: Kyle Lowry, Norman Powell, OG Anunoby, Pascal Siakam, Marc Gasol.

Philadelphia 76ers: ahora es la hora

Más allá de lo absurda que ha sido la celebración porque un jugador estrella firme su primer triple como profesional, y en la pretemporada, tras dos años en la liga, Ben Simmons es de lo mejor que hay en la NBA y vuelve a tener en sus manos el timón de los 76ers. Un equipo que necesita ya dar el paso adelante que no ha terminado de dar. De aquel equipo de 10-72, de tanking puro para acumular rondas de Draft y construir The Process, se ha pasado a un cuadro muy sólido. Al lado de Simmons, Joel Embiid, una monstruosidad de jugador al que si respetan las rodillas puede ser MVP.

Al Horford llega a los Sixers para aspirar al anillo

Pero Philadelphia necesita al menos unas Finales del Este, algo que represente ese salto adelante mencionado que no termina de llegar. Hay riesgo de que The Process quede encallado en ese a veces peligroso lugar donde siempre se compite pero donde no se va a más. Philadelphia necesita ir a más. Por eso ataron renovado a Tobias Harris, inteligentemente adquirido desde los Clippers en febrero y sumaron a Al Horford en la Agencia Libre, birlado al rival Boston. Perdieron a Jimmy Butler, pero al menos sacaron de vuelta a Josh Richardson. Finiquitada la historia con Markelle Fultz, el lunar en todo este proceso, y enviado el curso pasado a Orlando, los Sixers siente que ahora más que nunca es su momento. El proyecto ha madurado.

Quinteto incial: Ben Simmons, Josh Richardson, Tobias Harris, Al Horford, Joel Embiid

New York Knicks: ¿otra vez lo mismo?

Pues, si contestamos al enunciado que nos precede, quizá no. Hay que ser justos con lo que hay: los Knicks son muy famosos, una de las franquicias más conocidas del mundo, juegan en New York… pero hace tiempo que son incapaces de atraer a las primeras espadas. Es así. Y este verano tampoco varió el cuento. Se habló de Irving, de Durant, de Kemba Walker, de tantos y tantos. Y no llegó ninguno. Nadie. Otra vez lo mismo. Hasta ahí, fracaso rotundo de una gerencia que tenía dinero para ello pero fue incapaz otra vez de convertir eso en ilusión. Phil Jackson o Steve Mills son nombres que todavía pesan para quien quiere ir al Madison o se lo piensa al menos.

Randle puede ser la gran apuesta anotadora de los Knicks

Sin embargo, una vez cerrada la puerta de la elite, hay que reconocerle a New York su capacidad para salir del paso bien. De acuerdo, quizá no sean piezas ilusionantes, pero adquirieron lo que pudieron de lo que quedaba. No tienen mala pinta Julius Randle, Bobby Portis, Reggie Bullock, Marcus Morris (que dejó tirado a los Spurs por más dinero en New York) o Taj Gibson. Otra cuestión es si esto da para ir muy lejos en el Este, y por lejos decimos playoffs, o el equipo se descompondrá en algún instante. La esperanza del número 3 del Draft de 2019 R.J. Barrett y la de Mitchell Robinson debería ser suficiente asidero al que agarrarse cuando las cosas presentes se tuerzan. Año algo impredecible para New York. Algunos fans ya hablan de la Agencia Libre de 2021. Quien no se consuela…

Quinteto inicial: Dennis Smith Jr., R.J. Barrett, Marcus Morris, Julius Randle, Mitchell Robinson.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here