#YomequedoenCasa El segundo ‘Dream Team’ arrasó en el Mundial de 1994 y España se hundió con el ‘chinazo’

1

Si en 1992 el baloncesto de selecciones entró en una nueva era con el Dream Team inolvidable de Barcelona, en la Copa del Mundo de 1994 llegó la segunda versión, con menos nombre al no estar las leyendas pero igualmente arrasadora y de enorme calidad. Fueron campeones sin discusión en un mapamundi político y deportivo muy cambiado. La URSS dejó paso a 15 repúblicas diferentes y Yugoslavia, primero a cuatro y luego a seis. Rusia acabó segunda, los croatas lograron el bronce y Grecia seguía viviendo una gran era para acabar cuarta. Sin Gallis pero con Fassoulas, Giannakis, Sigalas y Christodolou, eran muy competitivos, todo corazón y gotas de talento.

EEUU llevó a veteranos de lujo como Joe Dumars y Dominique Wilkins, con estrellas de la época como Derrick Coleman, Shawn Kemp, Larry Johnson, Majerle, Kevin Johnson o Steve Smiht, un tirador de leyenda como Reggie Miller más dos pívots realmente dominantes, Mourning y Shaquille O’Neal, que tenía 22 años y promedió 18 puntos jugando 17 minutos. Un equipazo brutal que ganó el oro con 37,7 puntos de diferencia por partido. Kemp, Miller y Shaquille entraron en el quinteto ideal.

Esta es la final, donde arrasaron a una Rusia que, claramente, se vio conforme con la plata y no puso oposición alguna. En semifinales habían ganado a Croacia por 66-64. Los croatas jugaron una horrible primera mitad anotando sólo 22 puntos y Kukoc apenas anotó 5 puntos, Radja hizo un 4 de 16 en tiros de campo y toda la selección, un lamentable 11 de 43 en tiros de dos.

Para España fue un torneo triste que, curiosamente, no empezó mal pues jugaron un buen partido inicial frente a EEUU donde perdieron por 115-100, el partido que el equipo americano ganó por menos diferencia en este Mundial.

Encuadrada en un grupo con Brasil, China y EEUU, España empezó bien: derrota decente por 115-100 frente a los estadounidenses. Luego, victoria jugando mal contra la Brasil post Oscar Schmidt por siete puntos y choque final frente a los chinos, que parecía un trámite. Al descanso, 46-31 arriba los españoles. Al final, derrota por 74-78 de forma incomprensible.

Fue una crisis enorme para el baloncesto español, que se unía a la del 92 y eso hundió el baloncesto en España durante años. Si del 83 al 86 la selección fue el motor de este deporte con sus éxitos y grandes jugadores, los fracasos alejaron a los aficionados y patrocinadores de los clubs y la Federación. Villacampa iba sumando años, las eternas dudas de un blando e irregular Ferrán Martínez, un Jofresa que no jugaba al nivel del Joventut, las lesiones del ausente Antonio Martín, Montero ya no era convocado, Antúnez era físico y poco talento, Orenga sólo tiraba de fuera y poco… la crisis de calidad del baloncesto español era evidente pese a que buenos extranjeros sostenían en la Euroliga al Joventut, campeón de 1994, el Real Madrid, en 1995, o el Barcelona, que disputó varias Final Four en esa época.

El ‘angolazo’ olímpico y el ‘chinazo’ de 1994 son dos pesadillas que aún nos persiguen a los más veteranos.

1 Comentario

  1. Recuerdo que, durante el descanso del «chinazo» cuando ganábamos de quince puntos, entrevistaron en directo al secretario general del CSD Cortés Elvira. Se despachó a gusto y con poca elegancia contra Díaz Miguel, que ya no estaba de seleccionador. ¡Qué buen momento para callarse!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here