Antonio Martín confía en poder terminar la Liga con 12 equipos, en evitar una de 20 el próximo año y en no solaparse con la Euroliga

3

La ACB vive un difícil entorno económico por el coronavirus, con afectación a la propia competición, al aficionado, que no podrá acudir a las canchas, y que se extenderá al próximo curso con el hecho agravante de poderse ver envuelta en un serio conflicto si el CSD impone dos ascensos desde la LEB. Como no va a haber descensos al pararse la actual liga, el temor a tener 20 equipos el próximo curso crece y se intentará evitar.

No lo desea ni la ACB ni sus actuales 18 componentes. Antonio Martín, presidente de la Asociación, ha explicado en declaraciones a EFE que «el año que viene, por mil motivos, los clubs entienden que ser veinte con la que está cayendo y con la que nos viene encima en la 2020-2021, es una dificultad extrema y lo ideal es que seamos dieciocho por muchos motivos» entre los que destacó los problemas de calendario y los de índole económica.

Añade que se enfrentan a un año «muy difícil para todos, no solo para el baloncesto» y, aunque asegura entender los derechos que tengan terceras partes, recuerda que si hubiera ascensos se complicaría aún más el ya de por sí difícil calendario, a lo que habría que sumar la incertidumbre de cuándo y cómo se iniciará una Liga que será especial y en la que puede que no haya público durante unos meses, «lo que económicamente tendrá consecuencias».
«Nosotros -continuó Martín- somos más de dialogar que de mandar burofaxes o de hacer amenazas antes de establecer conversaciones y negociaciones, pero creo que la situación en ese sentido no es fácil y con los intereses de las dos partes será difícil encontrar una zona de encuentro, porque la verdad es que pretendemos una temporada 2020-2021 de 18 equipos».
Preguntado por si ve más cerca la disputa de la fase final por el título con doce participantes que el tener que poner el punto final a la Liga, dejando desierto el título, dijo ser “francamente positivo” y optimista, aunque recordó que el escenario sanitario “cambia cada 24 horas” y reina una gran incertidumbre en todos los aspectos.
«Desafortunadamente no tengo una bola de cristal, sanitariamente hablando. A mí lo que me dice mi intuición es que estamos más cerca de disputar esa fase final y es nuestro deseo y el de los clubes. Estamos mas cerca, todo lo que estamos haciendo en este trabajo es con la filosofía de que vamos a jugar porque es bueno para todos”, concluyó. Martín confía en que haya condiciones sanitarias para jugar con el formato elegido con 12 equipos próximamente y se mostró optimista para ellos visto que no hay positivos ni enfermos entre los jugadores testados, sólo algunos casos de asintomáticos que han sido aislados por ello unos días a la espera de repetir el test con ellos.
Sobre el hecho de poder coincidir en fechas en julio con la Euroliga, Martín explica que «la manera más natural para resolver esto es hablar con la Euroliga e intentar llegar a un acuerdo sobre calendarios». Añade que «nosotros fuimos los primeros que marcamos un rango de días que iban desde el 14 de junio al 10 de julio para encajar una fase final que de competición requiere catorce días y no pusimos un día de inicio y final porque entendíamos que había factores externos a nosotros que nos hacían ser flexibles y adaptarnos a lo que las autoridades sanitarias marcaran», explicó el directivo.

3 Comentarios

  1. La mejor sede es Menorca. Una isla con 7 casos activos de coronavirus. En el último mes apenas ha salido algun caso. Buena cancha. Otro punto a favor es que los equipos pueden viajar en ferry, en camarotes, sin estar aglomerados en un avión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here