Siete victorias visitantes en una jornada que confirma a los cinco mejores y al Fenerbahce como equipo-trampa

4

Llevábamos tres meses y pico de Euroliga donde ganar fuera de casa costaba mucho y esta semana de repente siete triunfos visitantes en nueve encuentros por tres la pasada jornada, cuatro hace dos o sólo dos hace cuatro jornadas. Hay que destacar también que en siete partidos hubo victorias por un margen de siete puntos o menos y sólo ganaron más holgados el Armani y el Fenerbahce.

Alba-Maccabi (89-95)

Baskonia-Fenerbahce (65-79)

Armani-Panathinaikos (96-87)

Real Madrid-Zalgiris (88-82)

Khimki-Zenit (81-83)

Barcelona-Efes (82-86)

Asvel-Estrella Roja (80-83)

Valencia-Olympiacos (91-93)

Bayern Munich-CSKA (77-84)

Lo lograron pues el Maccabi, el Efes, el CSKA y el Real Madrid no falló en casa. Lo hizo el Barcelona en el duelo directo entre los de arriba contra el Efes. Son los cinco primeros clasificados y parece claro que se repartirán esas posiciones, ya veremos en qué orden pero de momento la ventaja de los turcos y los blancos con el equipo ruso y el israelí es de tres victorias, un buen margen.

El Armani logró un importante triunfo que le sitúa bien y mejor viendo que perdieron Khimki, Valencia, Baskonia y Asvel entre sus perseguidores. Ojo al Estrella Roja, que se ha encaramado al octavo puesto y atención también al desastre del Khimki.

También hay que consignar que el Fenerbahce logró su segundo triunfo consecutivo a domicilio después de perder por dos puntos en la prórroga el choque anterior y por tres el previo a éste también en casa frente al Zenit con con aquel triple de Albicy a falta de tres segundos. Eso por no hablar de la remontada de ocho puntos del Zalgiris en el último minuto. Pese a tanto batacazo inesperado, el equipo turco está ya con siete triunfos, a dos del octavo clasificado. Son un equipo-trampa muy peligroso en esta segunda vuelta pues con sus dos fichajes alargan la rotación y pueden aspirar a ir creciendo y llegar bien, de meterse, a los playoffs en abril.

4 Comentarios

  1. Curioso las 7 victorias visitantes.
    Efes y Mad se muestran como los más sólidos, tanto en rotaciones como mentalidad. 15-3 de tanteo.
    Bar queda a dos victorias de ellos, CSKA y Mac a 3. Tiene que visitar ambos, con necesidad de ganar en Moscú y mantener el balance con Mac si pierde allí.
    10-8 para Mil y PAO. Italianos han bajado y griegos subido. Al acecho de lo que pase arriba, pero con cuidado por abajo, con ER 9-9 y sensación de solidez y peligro.

    Khi, Val y ASVEL con 8-10, Fen, Oly, BSK con 7-11. Forman el grupo de asalto al T8. A priori, Val y Fen los más peligrosos. Habrá que ver hasta dónde llega el ascenso turco.

    Bay con 6-12 y Zal, Alba y Zen con 5-13 hacen el grupo colista sin previsión de escalar posiciones. Sólo dar sustos.

  2. Bos dias
    Sinceramente todos los años hago la misma reflexion, os parece tan importante el basketaverage? Creo que en los ultimos años ningun puesto de los de arriba se ha decidido por este sistema, es mas se ha decidido mas por un triple empate que por un doble, que se lo digan a baskonia para bien y que se lo digan a Madrid para mal, lo importante es tener un buen balance de victorias derrotas entre los de arriba…. Es mejor jugar contra 3 equipos y tener un 3-1 que tener el basketaverage ganado con todos.

    Saudos

    • Cierto, pero es el primer paso para desempate, y conviene llevarlo a favor. El balance general entre varios, ha sido hasta ahora el que se aplicó en virtud de los resultados. Este año puede ser especialmente importante, dada la igualdad, y el que se ve peor hasta ahora es Barca. CSKA y Maccabi pueden dar mucha guerra y sacar algunos de los 3 primeros de T4.

    • En el principio de la liga regular hice un par de comentarios sobre lo que tú estás diciendo. Comentaba lo importante que me parecía el tener un buen colchón de puntos en los enfrentamientos entre los equipos que, posiblemente, van a quedar igualados a victorias y derrotas.

      En algunos partidos el equipo que iba ganando con una buena ventaja de puntos y no veía peligrar la derrota, se relajaba y el equipo contrario recortaba una sustancial ventaja, con lo cual la diferencia de puntos no era demasiado amplia a la hora de encarar el partido de vuelta.

      Eso me parecía un error y consideraba que pedir un tiempo muerto para seguir manteniendo esa ventaja no era una falta de respeto al rival, aunque quedasen pocos minutos para el final y no peligrase la victoria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here