Los hermanos Hernangómez, Diop, Abalde, Abrines, Yusta, Vives, etc.: la selección española tiene relevo, otra cosa es que se ganen medallas

240

Acabaron los Juegos, nadie lo quiere decir de forma oficial pero todos sabemos que Reyes, Calderón y Navarro no volverán a jugar con España. Pau Gasol se declara dispuesto a volver pero el Eurobasket del próximo verano no parece lo más motivador para alguien que ha ganado tres ya y tendrá 37 años cuando se dispute. Y en 2018 no hay competición de selecciones por la vergonzosa chorrada esa que se ha inventado la FIBA de poner partidos clasificatorios durante la temporada 2017-18 con vistas al Mundial 2019, algo que parará las ligas y generará múltiples problemas.

Pau merece cien mil honores y elogios, pero pienso que también descanso el próximo verano. Casi me parece más importante que vaya al Europeo de Eslovenia Marc Gasol tras dos años sin estar con España.

En cualquier caso, con Pau, sin Pau, con Reyes o sin él, toca ser realistas y pensar ya a medio plazo. Precisamente al 2019 y a los Juegos del 2020. Es decir, toca reconstruir la selección. Con jóvenes y con menos jóvenes. Y sobre todo encontrar nuevos referentes que sustituyan a los Gasol y Navarro. Incluso a Rudy Fernández, que es de 1985 y tendrá 32 años el próximo verano.

De los jugadores actuales, parece claro que Llull y Mirotic deberían serlo junto a un Sergio Rodríguez que siempre logra destacar partiendo de un rol secundario y de base suplente. El jugador menorquín lleva tres años siendo una estrella con su club y en cambio con España no da ni un tercio de lo que aporta al Real Madrid.  Y no me refiero a meter 20 puntos, pero tampoco parece normal que promedio 8 siendo el tercer jugador con más minutos en pista ha tenido en estos Juegos. Ha tirado mal, un 48 por ciento en tiros de dos y un 30% escaso en lanzamientos de tres puntos. La excusa de lo que trabaja en defensa no vale porque también lo hacen Rudy y Ricky.

El Chacho tiene 30 años y no es un jugador desgastado físicamente al no haber tenido lesiones importantes y por lo poco que jugó algunas de sus temporadas en la NBA. Mirotic está claro que tiene puntos en la mano para aburrir y su liderazgo ofensivo es incuestionable de cara al futuro. Y si se convence para jugar a veces cerca del aro, mejor que mejor. Ya hasta le vemos ejecutar un ‘step back’ al poste bajo muy interesante.

Junto a este trío y lo que puedan aún aguantar Rudy y Marc, Abrines debería ser otro hombre importante. No debió ir a los Juegos dado su precario estado físico y nada de nada ha aportado. Dudo mucho que haya elegido bien marchándose a la NBA. Veremos cómo le va la temporada.

Supongo que la presencia de Claver estará en la cabeza del seleccionador el próximo verano. Su participación ha sido tan ridícula, tan patética en los últimos seis años salvo tres partidos en el pasado Eurobasket que bueno, venga, admitiremos pulpo como animal de compañía. En cuanto a Ricky Rubio, no parece que su concurso sea imprescindible. Se ha visto este año y se vio el pasado. Si sólo puede jugar a campo abierto, hay más bases como para considerarlo a él imprescindible.

A partir de estos nombres ya toca mirar a los jóvenes y estar atentos a lo que haga Quino Colom este curso en el Unics Kazan. Además de este base tenemos a Guillem Vives, que debe ser un jugador al alza esta próxima temporada.

Se nos han marcado a la NBA los hermanos Hernangómez, dos grandes desconocidos para el no muy aficionado. Juancho y Willy, un cuatro y un cinco. Parece claro que el futuro de España es suyo… si explotan ese potencial que atesoran. Veremos cómo les va en la NBA. No hay más cuatros prometedores en el horizonte, sí está ahí Pablo Aguilar, que necesita coger regularidad en su rendimiento y volver a tocar la puerta de la selección. Los mismo Dani Díez. Su temporada en Málaga fue discreta, esta temporada le toca dar el sato para que Claver sea pasado.

Si tenemos un cinco poderoso bajo el aro en la figura de Ilimane Diop. El Baskonia confía en que este año su aportación crezca y la selección se vería beneficiada de ello. En el perímetró sí hay más esperanzas para el futuro con Abalde, Yusta, Marc García y Brizuela. En la sub 20 este verano un pívot como Ramón Vila estuvo bien, igualmente el base Sergi García. No todos llegarán a la élite pero no tienen mala pinta.

Otra cosa es que estos jugadoras puedan aspirar a medalla. Es pronto para decirlo. En un Eurobasket es probable que España siga entre los mejores con cierta frecuencia. Ya se ganaban medallas antes de los Gasol y compañía.

Pero ganarlas en Mundiales y Juegos Olímpicos es otra cosa. Ahí es cuando nos daremos cuenta de que hemos vivido 10 años brutales del 2006 al 2016. Algo seguramente irrepetible. Para volverlo a vivir toca reconstruir la selección, trabajar sin prisa y convencer a los clubs ACB, que son el escaparate, de que apuesten por chicos jóvenes de vez en cuando y no por tanto extranjero. Y poner ya a jugar a Vives, Abrines, Yusta el próximo verano para ver de qué pasta están hechas y saber si vamos en buena dirección o no de cara al 2019-20.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here