En el adiós de Bill Russell, una leyenda con 13 anillos de la NBA y un líder por la igualdad racial

18

Hasta la llegada de Magic Johnson, Larry Bird, Michael Jordan y Olajuwon al estrellato de la NBA durante el transcurrir de los años 80 pocas dudas hay de que la mayor leyenda previa a ellos fue Bill Russell. El mítico pívot de los Celtics de los años 50 y 60 fue un jugador dominador, pero también un importante líder social en EEUU.

Este domingo fallecía a los 88 años y el mundo del baloncesto en particular, el del deporte en general y la sociedad estadounidense lloran a una figura que destacó por la igualdad racial. Dentro y fuera de la cancha. Russell y otros contaron muchas veces cómo era esa NBA de los años 50, donde los jugadores negros empezaron a ser los dominantes aun siendo minoría ante los blancos.

Y cómo entraban a los pabellones por puertas diferentes y tenían salarios peores. Russell lideró la lucha por acabar con esa discriminación de raza en el baloncesto y luego, con Cassius Clay-Mohammed Ali, implicó a las estrellas del deporte negras en la concienciación social. Ambos participaron  en la marcha de 1963 en Washington junto a Martin Luther King para defender los derechos sociales. Especialmente para que se respetaran la igualdad racial que el Tribunal Supremo había ratificado además.

Eso le dio un aura extra que se estiró durante toda su vida. Era aplaudido y respetado por los jugadores de todas las generaciones, incluidas las últimas y su llegada a un pabellón para las finales o un All Star era reverenciada. Por ellos, docenas y docenas de jugadores han tenido un recuerdo en Twitter o Instragram para con Russell.

Como jugador, ganó 11 anillos, ocho consecutivos en los legendarios Celtics que marcaron una dinastía imparable entre 1959 y 1966. Asimismo fue el primer entrenador negro de la NBA y compaginó el banquillo con la cancha en sus últimas temporadas en activo. Tras los títulos de 1968-1969 como técnico se retiró a los 35 años con 22,5 rebotes de media en su carrera y un récord de 50. Bajo los aros era una roca, su fortaleza defensiva fue la clave de esos Celtics, en los que también contribuyó en ataque y tuvo años y años de duelos contra otro monstruo, Wilt Chamberlain.

18 Comentarios

  1. Los anillos le dan los galones y categoría como jugador. Pero muy por encima de todo ello está el aspecto humano. Descanse en paz.

  2. Volviendo atrás y mirando estadísticas de Russell y Chamberlain,la media de rebotes era similar,más de 20 siempre,Russell era menos anotador,lo de Chamberlain escandaloso,tiene una temporada de 50 puntos y 25 rebotes por partido,su altura muy superior para la época supongo que le ayudaba,2,17,Russell estaba en 2,08.De los jugadores con estadísticas siderales que he podido ver creo que Óscar el brasileño tuvo temporadas de 40 puntos en Italia,Drazen Petrovic lo mismo con la Cibona,en el Madrid hizo 30 en la temporada que estuvo,números impensables de ver ahora con plantillas tan amplias y los continuos cambios de jugadores,una pena.

  3. Bill Russell en el cielo:
    – Fíjate, Pedro. así se pone una txapela al diablo…

  4. DEP
    Yo no lo vi jugar pues tengo 52 años, pero creo que en la lista de jugadores dominantes se te olvida uno que durante la decada de los 70 y 80 dominó la nba y también era de color y pivot, para mi el mejor pivot de la historia (la que yo vi) que era abdul jabbar

    • Para mí Jabbar y Jordan son los mejores de la historia, pero Jabbar no logró ese dominio con un equipo en los 70, quizás algún año pero no 12 seguidos como Russell y los Celtics

  5. RIP .
    Simplemente El Mejor .
    Mejor jugador de la Mejor Franquicia de la Historia .
    Luchador por su pueblo y ejemplo para todos .
    No todo en meter puntos .

  6. Por supuesto no le vi jugar pero según la historia fue el gran dominador de la NBA en su época hasta que llegó Chamberlain,unos consideran superior a Russell porque era bastante más bajo pero reboteaba más que nadie.Su lucha a favor de los derechos sociales dice mucho de la persona que era,aún eran malos tiempos para la gente de color.

  7. Un jugador y una persona excepcional. Tremendamente valiente en una sociedad en la que no era fácil serlo. Un ejemplo dentro y fuera de las canchas. Descanse en paz.

Comments are closed.