Entrevista a Pancho Jasen tras anunciar su retirada: “Creo que mi juego llegaba al aficionado del Estudiantes, para mí fue un placer jugar para ellos”

27

A los 40 años, Hernán ‘Pancho’ Jasen ha decidido hace unos días retirarse. Pone fin así a su etapa de jugador, cuyos años centrales pasó en la liga española, especialmente en el Estudiantes donde fue un ídolo y el jugador más importante durante varias temporadas.

El alero ha pasado los últimos años en el Bahía Basket, en la ciudad de Bahía Blanca donde nació y se crió. Ahora ve con orgullo cómo sus dos hijos y su hija hacen sus pinitos en el deporte de la canasta. “Me encanta que sea así”, dice con orgullo. Su voz suena jovial, juvenil como siempre, lleno de fe y entusiasmo. Ha recuperado el acento argentino característico que se debilitó en sus años en Madrid.

El alero argentino, internacional asimismo con la selección de su país, nos explica sus sensaciones en esta entrevista que nos ha concedido.

-Supongo que no ha sido fácil decir adiós a las canchas…

Lo venía pensando durante la temporada, soy consciente de mi edad, de que mentalmente me costaba y si no estaba al máximo en todo, no quería seguir. Lo estuve valorando un mes y di un paso que nunca es fácil para un jugador.

-¿Cómo ha sido para ti ya con 36, 37, 38 años, jugar en tu país de nuevo y en la ciudad donde creciste? ¿Has disfrutado jugando menos minutos?

Me lo pasé espectacular, de verdad. Ha sido divertido y más cuando me saqué de encima el tener que liderar un equipo, llevar el peso. Entendí que tenía una edad y tenía que ceder eso a los jóvenes y apoyarlos. Estar con ellos cuando llegan momentos complicados. Aparte, cuando uno tiene una edad juega más con la cabeza, entendiendo el juego y las situaciones para sacar ventajas, que con las piernas. ¡Ojalá la cabeza que tengo hoy la hubiera tenido cuando tenía 22 años! Pero son situaciones que no se dan en la vida. De joven, juegas tirando del físico porque no interpretas igual el juego, eso se aprende luego. Pero disfruté mucho todo en mi carrera, los inicios, los años en España y esta etapa final en Bahía Basket.

-Tú has estado al lado de una generación histórica y tienes una gran relación con otros jugadores de Bahía Blanca como Pepe Sánchez y Ginóbili. ¿Es algo irrepetible para el baloncesto argentino como seguramente también lo sea para el español la de los Gasol, Navarro, Rudy, Reyes…?

Será muy difícil de repetir, que salgan tantos grandes jugadores a la vez, poner este deporte en la calle como nunca estuvo, verles triunfar en España, a Manu en la NBA… Ir a España creo que fue básico, nos dio herramientas para ser mejores y llevar a la selección a niveles insospechados, a vivir una medalla de oro en los Juegos de Grecia 2004. Era gente que buscaba cada año superar límites y eso los hacía mejores aún. Pepe Sánchez es presidente de Bahía Basket, con Manu tenemos contacto, Espil y Montechia están también aquí… En este club sucesor de Estudiantes de Bahía Blanca se han formado siempre muchos jugadores.

-Casi todos los jugadores de tu generación, desde Espil, vinisteis a España porque la liga argentina era débil: Oberto, Nocioni, Prigioni, Scola, Espil, Herrmann, Leo Gutiérrez, Pepe Sánchez… Ginóbili fue Italia. ¿Cómo está ahora la liga a nivel organizativo y económico?

Bueno, es una liga que destaca porque se compite mucho. El jugador argentino tiene algo dentro que le hace competir y eso la hace dura. Van saliendo jóvenes, algunos ya están en España, chavales que quieren progresar y trabajan duro. A nivel organizativo, quizá es una liga larga, se juegan muchos partidos pero eso ayuda a que los jóvenes puedan jugar y tener minutos al jugarse tanto. El país sufre desde hace meses una devaluación del peso respecto al dólar y creo que ha bajado un poco el nivel de algunos extranjeros fichados. Se verá, pienso, en la nueva temporada cómo afecta este asunto, si se agrava o no. La pasada liga creo que se ha visto una gran competencia y un buen torneo.

-En Bahía Basket has tenido a Redivo de compañero, que ya está en España. También han venido Vildoza, Garino, Campazzo y ahora Deck. ¿Hasta dónde pueden llegar?

Sí, hay buenos jugadores y muchos se fueron ya. Me parece bueno porque podrán aprovechar lo que nosotros ya tuvimos allí. Es la mejor liga de Europa y te hace progresar. Hay talento pero no sabemos hasta dónde pueden llegar, quizá ahora lo importante es dejarles y no comparar con la generación anterior.

Jasen y Sepo Ginóbili, hermano de Manu, muy jóvenes, en sus inicios en Estudiantes de Bahía Blanca (Foto La Nueva-Basquetplus.com)

-Tu retirada, ese mes que te tomaste para decidir, ¿cómo fue?

El proceso comenzó tras el último partido de la temporada. No se me pasaba por la cabeza retirarme porque me encontraba bien. Con el paso de los días, tener que empezar a entrenar otra vez… Yo nunca he dejado de entrenarme al acabar una temporada. Los parones de dos meses para mí eran descansar dos o tres semanas y luego ya trabajar. Notaba que me costaba pensar otra vez en entrenar, sobre todo a nivel mental. Lo hablé con mi familia, también con Pepe Sánchez y ya. Él lo vivió y todos los jugadores tenemos que pasar alguna vez por este momento, se acaba la carrera y hay que decidirlo. Me apoyó, también la familia. Fue algo muy pensado, analizado, pensando las cosas buenas que puede tener, las malas, pero muy tranquilo. Cuando lo decidí, me quedé contento y convencido.

-Me acuerdo de aquel chico joven que llegó a Estudiantes desde el Gijón en el 2001. Casi nadie te conocía y estuviste luego 11 temporadas como colegial siendo un jugador sumamente querido casi desde el inicio.

Estudiantes… Tengo que decir que fue la mejor etapa de mi carrera como jugador. Lo que viví esos once años es inolvidable, disfrutar de la gente, la institución… Vivir lo mejor, luchar por los títulos hasta salvarnos de un descenso en las últimas jornadas… Para mí fue un reto. Tenía sobre la mesa otros clubes que se interesaron pero sentí que debía ir a Estudiantes. Me gustó lo que me dijeron, lo que me transmitían. Me costó mucho el primer año, tuve que encontrar mi juego en un equipo mucho más competititivo que el Gijón y que tenían grandes jugadores. Con esfuerzo y trabajo, siempre quise ser mejor y ganarme más minutos, y lo logré. Me acuerdo mucho de Pepu, de los compañeros… Llegué a ser capitán, algo que ni se me había pasado por la cabeza. Tengo muchos amigos en el club y en Madrid y eso es inolvidable.

-Aquella final ACB contra el Barcelona del 2004 que perdisteis 3-2 con malos arbitrajes en el Palau y ganándoles claramente en casa los dos partidos, 15.500 espectadores llenando Vistalegre…

De lo mejor de mi vida. Es que habíamos eliminado al Real Madrid en cuartos de final y al Baskonia, que tenía factor cancha y era un equipazo, en semifinales. El camino en playoffs fue muy duro. Nos quedamos a las puertas de la gloria, luchamos hasta el fina el quinto partido en el Palau y eso es importante. Nunca nos rendimos y dejamos en lo más alto la imagen del club… Fue una temporada increíble.

-Si mañana fueras a un partido del ‘Estu’ y la gente te viera, te aplaudiría el triple que a cualquiera del equipo actual. Pancho era un ídolo para el aficionado colegial. Aparte de los títulos, supongo que es lo que queda en el recuerdo de un jugador cuando se retira.

¿Qué puedo decir Javier del aficionado? El cariño que me dieron… Creo que mi juego llegaba a la gente, yo jugaba con todo, con el corazón, y eso iba con lo que la gente espera del Estudiantes, entrega, no rendirse, ir a por los favoritos y ganarles o intentarlo… El sacrificio, el esfuerzo, yo me identifico con estos valores y el club también. Todo lo que uno ha vivido allí es lindo, inolvidable. Imborrable. Para mí fue un placer jugar para esta gente.

-Estás entrenando niños en Bahía Basket, así que vas a seguir vinculado al baloncesto.

Sí, ahora mismo estoy cómodo con esta faceta. Luego ya se verá. Me he sacado en España hasta el título dos y me falta un curso más, pero no sé aún si quiero entrenar a nivel digamos de profesionales. Creo que tengo mucho aún por aprender, dentro de la cancha ya no, ahora desde el otro lado de la cancha. Seguiré vinculado, ya veremos. Tengo que descubrir lo que más me apasiona y donde más útil pueda ser, quizá sólo con los chicos. A día de hoy prefiero trabajar con ellos, hacer técnica individual, explicarles el juego colectivo… No me veo con mayores pero ya se verá.

27 Comentarios

  1. Gracias Maestro por acercarnos está entrevista!
    Y gracias eternas Pancho, capitán, ídolo y espíritu de lo que era y debe ser el Estu!!
    Cariño eterno, te deseamos lo mejor en tu nueva vida, desde nuestra casa que es la tuya!
    Hasta pronto capitán!!

  2. JAvier, te felicito por esta nueva sección de entrevistas en profundidad a miembros de la familia baloncestística con mucho que decir (y que no son tan famosos, de los famosos ya tenemos mucha -a veces demasiada- información)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here