El Valladolid camina hacia el abismo ante el vacío institucional y deportivo; el club puede no salir en la ACB

25

Malas noticias desde Valladolid. El vacío institucional que vino a tapar el nombramiento de Mike Hansen, un ex jugador de los años noventa, como presidente no ha tapado la enorme crisis que vive la entidad pucelana y ya se habla de su dimisión. Todo ello en medio de un verano en el que no hay movimiento en la parcela deportiva. Conclusión, el club parece inviable y se insinúa que quizá no salgan esta temporada a competir.

Cuesta entender cómo la ACB pudo aceptar la auditoría y documentación presentada para poder ser inscritos cuando abiertamente se habla de que el club está quebrado. Dos datos: 2 millones más de deuda de las dos últimas campañas, que se unen a los 4 ya existentes al salir del concurso de acreedores. Asimismo, hay avisos de embargo y de demandas acumulados en las oficinas.

No son sólo los impagos continuos a la plantilla de las dos últimas temporadas y que Blancos de Rueda se haya ido dejando al equipo sin sponsor. También es palpable que el ayuntamiento, dueño de la entidad, ha dado la espalda al club y no va a poner los dinerales de pasados años.

Hansen fue claro a su llegada a la presidencia hace dos meses y pico. El Valladolide se vendería o seguiría en la ACB si era viable. Él venía a ayudar a solventar la crisis pero no tenía una varita mágica ni un millonario que compraba el club para meter dinero. “Yo huir hacia delante no lo voy a hacer”, dice el presidente en la cadena Ser. “La gente de la oficina lleva una temporada sin cobrar (9 meses) y hay 5 personas con unos problemas psicológicos no ya sólo de no cobrar”, añade.

Que el Burgos quiso comprar su licencia en la ACB y podía haber sido una buena solución para todos, con el visto bueno de la propia ACB, parece evidente. Hubiera servido para que la entidad pucelana cobrara 1,8 millones y se saneara parcialmente, la misma solución que el pasado año para el Alicante, y habría competido en la Adecco Oro buscando una viabilidad hasta poder ascender de nuevo.

No se dio ese paso y esta es la realidad actual. No hay sponsor, ni entrenador, ni plantilla, ni fondos suficientes para poder salir a la espera de que en los próximos meses aparezca el patrocinador. Tampoco el ayuntamiento se implica y Hansen se ha hartado.

25 Comentarios

  1. Una verdadera pena que sea precisamente el año de la celebración del mundial en España, cuando se llegó a hablar de la ciudad como una de las posibles sedes, el de la desaparición del baloncesto en Valladolid.

    Pero esto no es más que la crónica de una muerte anunciada. Desde la explosión del tema de Fórum Filatélico el club no se ha repuesto del golpe, y ha ido cayendo en picado. La llegada de Blancos de Rueda no ha sido más que un parche local para tratar de salvar la situación a base de ir tirando.

    Al final parece que el tema no da más de sí, el Alcalde ha dado la espalda al club (a pesar de su reconocida afición al basket) y esto se acaba. Y quizá el dato más significativo sea que en la ciudad y en la prensa local ni se comenta el tema siquiera. Muestra clara de lo desahuciado que está el enfermo. Una verdadera pena.

    A ver si en próximos años, y desde abajo, se puede rehacer el equipo poco a poco. Sería una desgracia, deportivamente hablando, la desaparición definitiva del baloncesto en Valladolid.

  2. […] La deuda del Valladolid no ha parado de crecer pese a salir del concurso de acreedores y ha añadido más de 2 millones a la preexistente de 4 anterior. Unas cifras superiores a las que se comentaron a Mike Hansen hace tres meses cuando se le pidió que se aupara a la presidencia del club. El ex jugador ha visto una entidad quebrada y sin un apoyo empresarial local importante como para ser viables. Así que esta mañana anunciará -salvo monumental sorpresa- que dimite. Un vacío institucional y crisis que te explicamos hace tres días aquí. […]

Comments are closed.