¿Te acuerdas? Años de dominio del Maccabi, el CSKA y el Panathinaikos en la Final Four

4
811

Pocas dudas hay de que desde hace doce años las Final Four han sido cosa de Olympiacos, Panathinaikos, CSKA, Real Madrid, Barcelona y Maccabi. Estos cinco equipos han sido los únicos campeones del 2002 al 2016. Y además han perdido finales, una o varias todos ellos. Sólo Baskonia, Trevisto, Bolonia y Fenerbahce han logrado al menos ser finalistas en estos quince años citados

Esta semana tenemos de nuevo en juego la Final Four y estamos recordando las finales de este siglo. En nuestro primer artículo mencionamos el periodo 2008-2010, hoy nos detenemos en el anterior, 2004-07, cuatro finales muy diferentes.

En el 2007, en Atenas, tuvimos un tremenda final resuelta por 93-91 para el Panathinaikos frente al CSKA. Era el equipo que dirigía Obradovic con Diamantidis, Siskaukas y Batiste al frente.

En el 2006, en cambio, el equipo ruso había sido el vencedor en Praga en otro apretado duelo, esta vez frente al Maccabi (73-69), con Langdon, Smodis, Papaloukas o Holden de estiletes y Messina en el banquillo.

Un año antes, el equipo israelí se había proclamado campeón en Moscú contra el Baskonia. Eran igualmente un equipazo en ataque con Vujcic, Maceo Baston, Parker y Jasikevicius.

Finalmente, en el 2004 vivimos el primero de los dos títulos consecutivos que logró el equipo macabeo.

 

 

4 Comentarios

  1. Después de hacer la machada en 2005 y ganar a los rusos en su casa, en la final vaya la que nos prepararon Parker y compañía (Jasikevicius, Vujcic, Baston, Konmatos, etc,etc) Nos pasaron por encima. Ni pudimos poner de escusa a Brazauskas y Jungebrand que eran los Lamonica y Christodoulou de aquella época. Teniamos un equipazo, pero hay que reconocer que Maccabi fue superior, saludos.

  2. No os olvidéis que el cska ganó gracias al trabajo sucio de Van der Spiegel. Siempre estos equipos necesitan lenadores. Y pensar que aquí se criticaba a Slaughter, o ahora Taylor….

  3. Los madridistas asistíamos resignados año tras año a ver la F4, como un banquete muy por encima de nuestras posibilidades. La fiesta europea de la realeza que veíamos solo en las revistas del corazón.

  4. Que gustazo algunos de aquellos jugadores.
    Más allá de los Papaloukas, Diamantidis, Spanoulis… que se llevaron la gloria, a mi me llamó mucho la atención la enorme aportación del puesto de 4 en el que encontramos jugadores y tendencias tan diferentes como Andersen/Lorbeck vs Smodis/Printezis. E incluso un jugadorazo como Batiste que jugaba muchos minutos de cuatro conformando parejas interiores fortísimas con cincos más altos al más puro estilo Obradovic (que también vimos en el Madrid de Arlaukas-Sabonis)
    Si me tuviera que quedar con uno, Matias Smodis me pareció un jugador indefendible, noble, que se jugaba bolas calientes sin parpadear, y al que Messina supo sacarle lo mejor. Me encantaba con todo lo desgarbado que era…

Comments are closed.