Mainoldi, contento por su renovación, no rehúye de su condición de líder

0
50

Después de renovar con el Mad-Croc Fuenlabrada hace escasos días, Leo Mainoldi afronta con ilusión su quinta campaña en el conjunto madrileño, donde igualará a Velimir Perasovic como el baloncestista extranjero que mayor número de temporadas ha militado en el equipo.

“Llegar a la misma cantidad que un jugador de este nivel, con lo que ha significado Perasovic para el club, es algo bonito. A nivel personal sólo puedo decir que realmente me han tratado de forma increíble, siempre con mucho cariño. Me han sorprendido cada año un poco más y lo que trato es de devolverles una parte de ese cariño cada vez que vienen a la cancha. Estoy muy contento por eso”, afirma el argentino en una entrevista concedida a la propia web del Fuenlabrada.

“Quizá por llevar ya tantos años, y con un equipo joven, los que somos más veteranos tenemos que llevar un poco más el equipo hacia delante. Trataremos de hacerlo lo mejor posible y que todo el mundo vaya por el mismo camino”, responde el ala-pívot cuando es cuestionado acerca de su papel de líder en el vestuario.

Un vestuario que compartirá con James Feldeine, Sergii Gladyr y Chuck García, los tres fichajes del club de cara al próximo curso: “Con James he entrenado más tiempo. Se ha adaptado con facilidad, es un jugador muy completo, que juega muy bien, ataca, defiende, rebotea, se comunica muy bien con el equipo, parece que llevara varios años con nosotros. Por lo que he visto, a Chuck tampoco le va a costar adaptarse, como se dice en Argentina es un “caballo” porque tiene un físico magnífico y si se adapta medianamente bien a la competición podrá aportar mucho al grupo. Y a Sergii Gladyr le conocemos porque hemos jugado contra él varios años, es un jugador también bastante completo, con buen físico, que ha hecho buenas temporada en Manresa”, definió Mainoldi.

El argentino ha evolucionado enormemente desde que llegó al Fuenlabrada en 2008 y el propio jugador explica los motivos que propiciaron este crecimiento: “Yo creo que todo eso también ha sido gracias a los entrenadores que he tenido. Escucho a todos ellos y me quedo con cosas de todos para aprender de cada uno. Luego también hay una parte de reflexión particular, de ver qué haces bien y en qué puedes mejorar para ampliar tu juego. Tampoco hay mucho más misterio que trabajar y no estancarte como jugador”.