Los Warriors logran el 2-0 en una gran exhibición desde el triple

3

Tras ganar en la prórroga el primer partido y los regalos de los Cavaliers, en el segundo los Warriors no sufrieron y ganaron por 122-103. Se ponen 2-0 en la final y ahora tocan dos encuentros en Cleveland.

Había un 59-46 al descanso, se apretó un poco el duelo en el tercer periodo, pero en el último la renta local subió hasta ganar con autoridad. Los Warriors repartieron 28 asistencias, controlaron el rebote tras ser inferiores ahí en el primer choque y metieron un 15 de 36 en triples, aunque sólo un 13 de 21 en tiros libres.

El Rey Lebron estuvo mejor acompañado y apareció menos, pero de nuevo fue el mejor de su equipo:

Curry, 33 puntos y 9 triples por 26 tantos de Durant, 20 de Thompson:

 

3 Comentarios

  1. Me da a mi que el gran Lebron no va a poder con esto. Los Warriors han llegado muy finos a los playoffs y pueden repartirse el trabajo y el estrellato de los partidos.

    Lebron tira el solo del equipo y aunque le sobra fuerza a raudales ya no es ningun niño

  2. Otro día más en la oficina. Partido ganado por los Warriors, con oficio, sin excesivas facilidades (los Cavs lucharon y nunca se descogaron) pero sin dificultad (en ningún momento dio impresión Cleveland de poder ponerse por delante). ¡Qué gran oportunidad tiró a la basura JR Smith en el priemr partido de ganar a los Dubs, lo cual habría cambiado el rumbo de la eliminatoria!

    No hubo mucha historia. Los Cavs lucharon y hay ue reconocerles el mérito de no rendirse, de no tirar la toalla, de aguantar los diferentes arreones de Golden State: los Dubs se pusieron +9 en el primer cuarto, +11 en el segundo, +13 y +11 en el tercero, pero los Cavaliers siempre reaccionaban (basado en su dominio del rebote ofensivo ¡con 17!) y lograban ponerse a 4 puntos. De hecho, los Cavs anotaron más puntos que los Warriors en el tercer cuarto, el momento por antonomasia de los Dubs cuando se suelen despegar de sus competidores. Hasta que un último cuarto (particularmente los 6 primeros minutos) explosivo de Curry (cuando anotó 17 de sus 35 puntos) fue la puntilla para los Cavs, que ya no pudieron reaccionar. A falta de 5 minutos, ya eran los minutos de la basura y ambos equipos jugaban con sus reservas.

    Por parte de Cavs, el líder indiscutible fue como siempre Lebron, al borde del triple doble: 29 puntos, 9 rebotes, 13 asistencias (penetró y dobló el balón tan frecuentemente como en game 1, la diferencia es que hoy sus compañeros estuvieron algo más acertados desde el triple, lo cual hizo que muchos de sus pases contabilizaran como asistencias).
    Al menos hoy, Lebron estuvo apoyado por su equipo: Love no sólo reboteó sino que -sobre todo en el tercer tiempo- anotó triples (21p 13r en game 1 pero con 1/9 en triples, ayer 22p 10r con 4/8 en triples), Nance Jr aportó intensidad y rebote (11r en game 1, 8r ayer), Hill se despertó de la siesta del game 1 y anotó 15 puntos con 50% en triples. JR Smith no aportó nada, y los aficionados de los Warriors lo recibieron con gritos de “MVP!”.

    La clave del partido para mi fue que los Warriors volvieron a jugar como los Warriors. Sin jugar apenas “iso” sino con movimiento rápido de balón, bloqueos constantes hasta liberar a un tirador, y con lluvia de triples con gran efectividad (terminaron con 15/36, incluyendo 9/17 de Curry).
    Curry fue la estrella, volvió por sus fueros, fue de nuevo el Curry de 2015 y la RS de 2016: movimiento, penetraciones increíbles, visión de juego, triples de todos los colores (9/17, superando el record de triples anotados en un partido de finales que tenía Ray Allen con 8 en 2010); hasta ahora, está siendo el MVP de las finales, además no tiene miedo a tirar, no se le nota superado por la presión como en las finales de 2016.
    Klay Thompson continuó con una actuación muy sólida (game 1 24 puntos con 8/16 en FG, ayer 20 puntos con 8/13), anotando cuando nadie se atrevía a tirar.
    Pero el epítome del cambio fue Durant: de un jugador que había abusado de “isos” (game 3-7 contra Houston y game 1 contra Cavs, con una media de 14 isos) a juego colectivo (0 “isos” ayer), a pasar la bola (7 asistencias ayer), a catch and shoot seleccionando tiros (de 1/9 en triples y 8/24 en FG en game 1 a 10/14 en FG ayer) en vez de “yo contra el mundo”.
    Green está haciendo grandes partidos de intangibles. Ni tira de 3 ni aun estando abierto (lo que se conoce como “hacer un Sada”), pero aporta defensa, intensidad, colapsando líneas de pase, poniendo maravillosos bloqueos, haciendo un roll rápido a canasta tras el pick para dar el pase preciso al jugador cuyo defensor ayuda, rebotea, asiste (11r 9 as en game 1, 8r 8 as ayer). Y encima el banquillo cumplió cuando salió (tanto Livingstone como McGee). Ante eso, poco hay que hacer

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here