La Comisión Europea, atenta a la guerra entre FIBA y la Euroliga y dispuesta a intervenir según dicte la investigación que realiza

15

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, va a vigilar lo que suceda en esta ‘ventana’ de la FIBA. Además, la comisaria danesa abre una inspección para analizar el fondo del asunto después de que un grupo de europarlamentarios le realizaran una pregunta.

En la misma, preguntaban a la comisaria por cómo proteger el derecho de los jugadores a acudir a sus selecciones, algo además obligado por ley en muchos países, caso de España. En estas ventanas que ha organizado la FIBA no pueden estar la mayoría de los internacionales que militan en equipos de la Euroliga pues tienen partidos de esta competición y no pueden entonces estar con sus selecciones.

En su respuesta, Vestager explica:

“La Comisión comparte la visión de los europarlamentarios sobre la importancia de los derechos de los deportistas a si quieren participar o no con sus respectivas selecciones nacionales. La Comisión lamenta la coincidencia de determinados partidos de la Euroliga con los clasificatorios para la Copa del Mundo. Urge que la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) y Euroleague Commercial Assets (ECA) lleguen a una solución por el bien de los deportistas y de este deporte en general. La Comisión monitoriza de cerca la situación para asegurarse de que los derechos de los deportistas se respetan y que se está en constante contacto con estos actores relevantes. La Comisión no puede dar más detalles al respecto ya que hay abierta una investigación”, concluye la comisaria.

15 Comentarios

  1. otra listilla presta a tener su ratito de prensa, ¿y de la NBA Que?, ¡ah! que eso es USa y no es de su competencia, pues entonces CALLATE.

    • Efectivamente, el argumento solo vale sobre los que hay potestad, el resto no están amparados y se ignora su ausencia a pesar de ser teóricamente los mejores. La FIBA ha cambiado el calendario suprimiendo unilateralmente a los NBA, ahí es donde veo yo las medidas a tomar.
      Para mayor gloria, oro y bronce europeos comparten grupo de clasificación y eso que “solo” hay 8 grupos para poder separarlos…

  2. ahora es cuando la Comisión Europea realiza la investigación… no podian haberla hecho hace unos 3 meses, la única competición que no ha parado ha sido la Euroleague, que es a la que en mi opinión deberian sancionar, si es que al final sancionan a alguien concretamente a su presidente por hacer aderede coincidir el calendario de estas ventanas con una jornada euroleague, a ver que pasa si hay solución, y los jugadores pueden defender a sus paises y asi podemos ver un mundial con grandes equipos, por cierto ya han empezado las ventanas en Asia, Nueva Zelanda ha perdido con Corea del Sur en su casa, y China ha batido a Hong kong, hasta China el organizador tiene que jugar la fase clasificatoria, no se regala plaza a nadie.

    • estás emperrado con las competiciones de selecciones, cuando el problema es que las federaciones quieran meter profesionales en esas selecciones. Profesionales a los que no pagan las federaciones, profesionales que debieran cobrar de las federaciones una ficha aparte de la que tengan en sus clubes, por realizar un trabajo extra… basta ya de meter las selecciones como algo aficionado y mucho más, basta ya de mezclar patriotismo con unas competiciones jugadas por profesionales que deben cobrar por jugar, y con unos seguros pagados por las federaciones. que cubran las fichas completas de sus clubes si caen lesionados.
      En resumen, si las federaciones quieren selección que la paguen como si fuera un equipo profesional.

  3. A ver si enfocan la cuestión como la relación entre unas empresas privadas, los clubes, y unas organizaciones públicas, las federaciones, que en origen, se ceñían al deporte aficionado.
    Aún recuerdo que a las olimpiadas no iban deportistas profesionales… solo aficionados o semiprofesionales… en fútbol iban sub 23, por ejemplo.

  4. Lo único lógico es que sancionen a la FIBA y a las federaciones nacionales por, entre otras cosas, discriminar y amenazar a los jugadores y clubes que trabajan en Europa mientras “se olvidan” de los mejores que están en la NBA.
    Ojalá que esto sirva para que los tribunales ordinarios investiguen y saquen toda la basura que hay en las federaciones deportivas internacionales y nacionales (y algunas regionales); lo que ha salido de FIFA, UEFA y FEF sólo es la punta del iceberg.

  5. Esta claro que como no van los nba las ventanas no deberían existir, pero tan complicado es ceder un poco por el bien de todos? Es decir, tan complicado era poner los partidos euroliga martes y miércoles esta semana? De vergüenza para mi

    • ¿y los jugadores convocados jugar el viernes y lunes con la selección, y luego, de nuevo ese miércoles o jueves en la euroleague, y el sábado o el domingo en la competición nacional?

  6. A ver cuándo sale un parlamentario preguntando por la plaga de jugadores lesionados, o de paso, porqué Doncic (como tantos otros) se irá el año que viene a la NBA. A ver si alguien explica en una comisión por qué las federaciones se dedican a vivir a costa del deporte profesional europeo, que no es más que un perro flaco lleno de pulgas. Ya basta de parásitos.

  7. Qué bien “Quimera”, absolutamente cierto lo que afirmas. De hecho, la “A” de la FIBA significó “Amateur” y no “Association” como hoy. En torno a 1960, el baloncesto cambió eso y el olimpismo originario por el profesionalismo, irreversible hoy, y la cultura del espectáculo. “Business is business”, ganar a cualquier precio.

    La gran paradoja histórica del baloncesto, su íntima desdicha es que, olvidadas aquellas virtudes de excelencia (amateurismo y olimpismo), tampoco ha logrado el éxito mercantil que codiciaba. Ni lo uno ni lo otro.

    Entonces ¿qué es nuestro juego?, ¿en qué se ha convertido?, ¿en un mediocre producto comercial que malvive? El baloncesto es infinitamente más y mejor que eso. Tiene que recuperar las señas de identidad que están en sus mismísimas entrañas, no en las de otros deportes. El espíritu de los aros olímpicos, símbolo de la fraternidad universal. Eso es nuestro juego según James Naismith, su creador.

    Basta ya de copiar a la NBA, que es una “americanada” muy del gusto. Eso está bien para nuestros jugadores y técnicos, pero no de cara al espectáculo. En Europa preferimos el Partenón a cualquier rascacielos neoyorquino, la calidad antes que la cantidad, lo pequeño frente a lo excesivo. Menudo disparate alcanzar 200 puntos en un partido. Insoportable. Habría que adaptar el baloncesto a nuestra idiosincrasia europea, de resultados más reducidos.

    ¿Solución? Cada cuarto convertido en set como en el tenis, donde no es indiferente ganarlo o perderlo (la indiferencia es la muerte de todo espectáculo). ¡Hay que ganarlo! Los sets ganados irían a la clasificación general. Se acabarían así los “minutos de la basura”. En la Copa, por ejemplo, puede jugarse al mejor de cinco cuartos. Así: 12´, 12´, 12´, 6´, 6´.

    Buena diferencia esta con el espectáculo actual del baloncesto, muy aburrido. ¡Si no lo ve casi nadie! Sólo los entusiastas lo siguen. Y son cada vez menos… ¡Qué pena!

    • jesus… eres tocayo mío… jjajajaja….
      en realidad, mi crítica va dirigida hacia el hecho de haber selecciones. Pero como soy el único que no le gusta el concepto de competir por naciones, porque es un sucedáneo de la guerra… me centro en el punto clave: la convocatoria parece la llamada a la mili… por el tema de las sanciones si no vas.
      La interferencia de un organismo público en una entidad privada, al reclamar un trabajador, se soluciona si la federación de turno funciona como un club profesional… por eso mi postura es que cada federación se busque los fondos para sostener un equipo profesional, y entre las federaciones se organicen las competiciones que les de la gana, con los profesionales que pagan…. y así, se establece una independencia total entre las diversas competiciones, con la capacidad de fichar jugadores de cualquiera de ellas… incluso que un club privado fichara un profesional de una selección….

  8. Ya sé que en esta página web casi no se habla de basket femenino, pero con las ventanas FIBA… resulta que una jugadora básica para Casablanca Zaragoza se ha roto el ligamento con su selección y es baja para toda la temporada. Y no hay dineros para fichar una sustituta. Una gran faena (por no decir otra cosa) para el club, que seguro no será compensado por la federación (búlgara).

  9. Poco se habla del baloncesto femenino. Es cierto, “rusovskiam68”. Los expertos (?) sólo se han ocupado del vestuario poco sexi de las chicas, su ùnica preocupación hasta ayer. Menudo disparate. Es ahora cuando se comenta algo de las féminas, para dar una imagen más acorde con los tiempos y no quedar como retrógrado. Pura fachada.

    Siempre preferiré un partido de selecciones (cualquiera que sea el deporte) a una guerra de las de verdad, tocayo “quimera”. Cuando juegan, no parece que se maten entre ellos ¿verdad? Pues eso hemos ganado. ¡Casi nada! Ojalá desparecieran todas y se jugaran finales en su lugar… Recuerda que la “tregua olímpica” en Atenas las suspendía mientras duraban los Juegos. Precioso hallazgo ¿no te parece?

    Tanto hablar y hablar de la maravillosa NBA (?) y resulta ahora que muchos se quejan de que quieran imitarla (Euroliga). ¿A qué viene sorprenderse? No tiene ningún sentido, es vano apelar al patriotismo de las selecciones. Hay muchos intereses económicos en juego (aunque de poca monta) y los clubes velan por ellos. Lógico ¿no?

    El mal del baloncesto europeo está precisamente ahí, en copiar la NBA. Actuamos como colonia, rindiéndoles un culto casi de latría. La simple copia no soluciona nada (se desdeña: es meritoria cuando transciende el modelo, como los japoneses con sus magníficas cámaras fotográficas). Si así fuera, bastaría con importar el béisbol, de indiscutible liderazgo allá. A lo que se ve, no preocupa mucho entre nosotros. Pues aprendamos la lección.

    O el baloncesto europeo rompe como espectáculo con la NBA (que aprendan de ella nuestros jugadores y técnicos) o está condenado. Allí gustan del colosalismo, todo es excesivo: rascacielos, automóviles, puentes y, por supuesto, marcadores. Desconocen el término medio, es su manera de ser. “Bigger than life”, dicen. En castizo, una “americanada”.

    En Europa, en cambio, preferimos lo pequeño, lo sutil, la mesura, una proporción más humana de las cosas, la calidad antes que la cantidad. Es el “Ne quid nimis” de los clásicos, nada en exceso. “Lo bueno, si breve, dos veces bueno” de nuestro Baltasar Gracián. Es decir, marcadores más reducidos.

    La única manera de conseguirlo es, ya dije, convertir cada cuarto en un partido independiente que hay que ganar, como el set en el tenis. Concediendo otro punto o cuarto al equipo más anotador, los resultados posibles son 5-0, 4-1, 3-2 o sus opuestos, que pueden ir a la clasificación general. El promedio bajaría a 1/20 (comparadlo con los actuales 1/80 o el 1/2 del fútbol) y no habría “minutos de la basura”.

    Todo el mundo habla de lo mal que está el baloncesto (eso hasta el más lerdo lo sabe) pero no veo que nadie aporte soluciones. ¿Tenéis vosotros alguna por ahí?

Comments are closed.