Homenaje al gran Chris Cornell, fallecido a los 52 años tras un concierto

11
588

Cada vez que muere un actor, escritor, cantante o deportista más o menos joven se nos rasga el alma. Mucho o poco según le hayamos admirado. A mí los fallecimientos de Prince y Bowie me impactaron levemente porque eran parte de mi vida pero no de mis momentos íntimos escuchando música, pero sí tengo conocidos que los admiraban profundamente. En cambio, Leonard Cohen me hizo casi llorar recordando alguna de sus canciones, por hablar de algunos de los que fallecieron en el fatídico 2016.

Es lo que tienen estas cosas, hay tantas cosas por escuchar, tantos estilos, tantos novelistas a seguir y películas y series por ver que cada uno se va construyendo su autobiografía músical, literaria y visual.

En mi caso, Soundgarden, Nirvana, Pearl Jam y Alice in Chains son imprenscindibles. Nunca sé qué banda me ha gustado más. Seguramente ‘los Alice’ pero llevo cuatro días escuchando el Nevermind de Nirvana una y otra vez en el coche tras mucho tiempo sin ponérmelo y apreciando todavía matices pese a las miles de escuchas previas.

Casualmente, el CD anterior que tenía puesto era el Superunknown de Soundgarden. Y en la mesa del salón está el sleeve de Down on the upside, otro discazo. Para repasar alguna canción hace unos días.

Así que cuando me ha saltado al twitter la noticia del fallecimiento repentino de Chris Cornell a los 52 años y tras tocar en concierto unas horas antes en Detroit me he quedado helado. Siempre he creído que el grunge fue un gran momento más allá de la etiqueta periodística. Simplemente fue un lustro con ocho megadiscos, dos por cada una de esas bandas de Seattle o sus alrededores porque Screaming Trees, Mudhoney, Mother Love Bone y Spinal Tap son algo inferiores. Luego ya hubo de todo, pero todavía grandes canciones en varios albums.

Con unos cantantes geniales, abrumadores y encima con excelentes músicos, guitarristas excelsos, dos en el caso de Pearl Jam, grandes bajistas y ‘bateras’ de exquisita técnica. Basta haberles visto en directo para saber que cuando se les hace de menos es una tontería. Gustarán más o menos pero fueron, o son cuatro grandes bandas.

No sé ni qué decir, sólo me ha apetecido escuchar a Cornell con su primera banda y con esos Audioslave con los que fabricó dos discos igual de memorables y un tercero inferior. Quien no los conozca mucho o los tenga algo olvidados, pues que le aproveche, sé que estas cosas son muy personales.

Me acuerdo muy bien del viernes noche de abril de 1994 en el que, aún no había Internet, se conoció el suicidio de Kurt Cobain y el shock que me supuso. También del domingo lluvioso de abril del 2002 cuando a media tarde se informó de la muerte de Layne Staley, que dejó cojos a los Alice in Chains. Vaya supertrío de vocalistas que se va a juntar donde quieran que estén.

 

11 Comentarios

  1. Personalmente, mis preferidos son Pearl Jam y sobre todo Nirvana. Soundgarden y Alice no me gustan tanto, reconociendo que son grupazos… Una lástima que algunos genios se vayan tan pronto. DEP.
  2. Con tanto genio allá arriba o donde sea…..vaya fiestorro se estarán trajinando. Como decía mi Maestro (no el autor de este artículo) en algunas giras: “quisiera llorar, quisiera morir…..como Kurt kobein…….de sentimiento….”. Buen artículo del maestro del básquet.
  3. Una de las mejores voces que dio la camada de grupos salidos de Seattle. Badmotorfinger era buenísimo, pero Superunknown una joya que a partir de hoy se ha quedado huérfana.
    En el fondo era un tío tendente a la depresión. Que descanse en paz.
  4. pues sí un cantante de la leche… menudas 4 super bandas se juntaron en seatle en aquella época. Para mi soundgarden era la que más me gustaba y después pearl jam… joer que tiempos… sniff
  5. Ayer me quedé fuera de juego con la noticia. Disfruté como un enano cuando tenía 17 años en su concierto en Sevilla, junto a Guns and roses y Faith no more. Hoy aún estoy más en shock, después de saber que se suicidó.
  6. Una pena. Chris Cornell, Scott Weiland… Staley, Cobain. Que nos conserven a Vedder!
    • Creo Vender estaba más enganchado al surf que a la deoga. Eso es lo que que le ha salvado.
      • No has visto al bueno de Eddie en concierto, las botellas de vino de tres en tres. Más que surf, el vino bueno. 😀

        En mi opinión particular, Pearl Jam y mark Lannegan (Screaming Trees), siempre tuvieron la cabeza mejor amueblada que sus compañeros de aventura. Más allá de los probelmas con las drogas de otras bandas, se ve en la carrera de las bandas.

        Soundgraden se volvieron a juntar hace unos años, y quienes les vimos en Madrid en el Electric (ahora dudo si fue el Electirc o el Sonicsphere) salimos un tanto defraudados. Nirvana tras la muerte de Cobain no volvieron. Dave Grohl se montó Foo Fighters, que me van a disculpar, peca de comercial para mi gusto. Alice in Chains sin Layne, sí encontró un buen vocalista, aunque volvieron a un origen más metalero. Screaming Trees pudo tener un perfil más bajo que los cuatro grupos que cita el artículo, pero el señor Mark Lannegan, que viene con su banda frecuentemente a Madrid ha hecho una carrera sólida, no será cabeza de cartel en ningún festival, pero su música es de muchos quilates, y para quienes añoren a Leonard Cohen, la voz profunda de Mr. Lannegan, puede ser un buen sustituto.

        Al grunge siempre se le achaco un aire depresivo, y no el punto vitalista, que vimos en nuestra adolescencia quienes escuchabamos esa música. Por desgracia, la muerte de Cornell, solo hace más honda esa sensación de tristeza.

        Un saludo, y gracias por publicar un artículo así.

Comments are closed.