Entrevista a Moncho Fernández: “La Copa es un sueño pero sobre todo una osadía, no debemos perder el norte”

7
77

Gran aficionado a la novela policiaca, de la gran Fred Vargas a Lorenzo Silva, de Petros Markaris a Henning Mankell, Moncho Fernández utiliza la lectura como vía de escape para aislarse unas horas de su hobby, pasión y profesión, el baloncesto.

El entrenador del BluSens Obradoiro vive semanas de ilusión en el club y a su alrededor. Aún no han perdido, el equipo funciona, los sueños se disparan, pero él anima a tener los pies en el suelo puesto que el curso acaba de comenzar. El técnico nos habla en esta entrevista de todo ello.

Estos días anima a disfrutar del buen momento que viven pero también a huir de cualquier euforia.

Sí, tenemos que distinguir dos estados de ánimo. Es lógico que haya alegría entre la afición y en el club, pero escapando de la euforia porque es algo que te hace salirte de la realidad y afecta a tu trabajo. El exceso de elogio te acaba debilitando.

En pretemporada, viendo que habían retenido a jugadores fundamentales como Kendall, Corbacho y Andrés Rodríguez y cómo se integraban los fichajes, ¿intuía que podían tener este buen arranque de curso?

Siempre digo que la pretemporada y las temporadas se parecen muy poco. Además, la nuestra había estado cargada de problemas por la conversión en Sociedad Anónima Deportiva (SAD). Hasta finales de julio poco podíamos hacer. Fichamos a Buford tarde, Dewar llegó también al final, Hummel se nos lesionó… así que no ha sido una pretemporada normal. Fue una pretemporada para hacer el ensamblaje del equipo no sólo técnico, también humano, de hacer grupo y todo ello con poco tiempo. Los resultados no me preocupaban mucho y no fue muy exitosa pero no es lo que buscábamos. Los resultados tenían que llegar ahora y se puede pensar entonces que el trabajo previo fue bueno.

¿Hasta qué punto poder partir de una base del equipo con titulares que le conocen y usted conoce, Rodríguez, Corbacho, Junyent y Kendall, les ayuda? Además, traen la inercia de la buena segunda vuelta del pasado año, cuando lograron la permanencia a lo grande tras ser colistas al final de la primera.

Sin duda ayuda, pero repito que pasando primero por un verano complejo con la conversión a SAD. Nos movíamos en el mercado pero sin poderlo concretar y firmar. Además, tenemos casi 700.000 euros menos de presupuesto. Luego, buscamos renovar a jugadores que considerábamos básicos. Corbacho tenía contrato pero podía haber venido alguien a por él, hicimos un esfuerzo con Andrés y Kendall y el perfil de Junyent era básico para nosotros como alguien clave en el vestuario. Luego, buscamos jugadores de un perfil técnico y humano que se pudieran integrar bien al grupo. A partir de ahí, este cuarteto es básico para nuestro juego pero también para integrar a todos los nuevos, tanto en el equipo como en la ciudad.

Da la sensación de que han buscado también una plantilla larga, mientras que el pasado año a partir del octavo jugador quizá el nivel bajaba un poco. Marchan invictos, juega con 10-11 jugadores y todavía le falta que salga de una lesión el cuatro titular, Hummel.

Sí, necesitábamos más jugadores. Estamos construyendo unas categorías inferiores y no tenemos un filial del que echar mano en caso de lesiones. Quería 3 bases, 4 exteriores y 5 pívots sabiendo que la liga es dura, que hay lesiones y que hay que tener un nivel de entrenamiento alto. A partir de ahí, cuento con todos aunque haya jugadores que quizá por ahora no estén jugando.

¿Nota que la ciudad y la provincia se va uniendo al club, que la afición se va enganchando a su club partiendo de que Santiago nunca había estado enla ACB?

Yo soy compostelano, nacido aquí, formado aquí aunque luego me fui a Gijón y a otras ciudades a trabajar antes de volver. Santiago siempre ha tenido basket en la antigua Primera División y luego enla LEB, también basket femenino… Se juega mucho a basket en la ciudad desde hace muchos años. Se ha recuperado un sentimiento que quizá estaba dormido. El Obra siempre ha sido un club muy vinculado a la ciudad y por eso el Sar y la afición enseguida se han vinculado a su club.

Usted es compostelano como dice y la ciudad es pequeña. ¿Qué le dice la gente por la calle?

Pues de todo, hay mucha ilusión, la gente está involucrada con el equipo y con el club. La ciudad es pequeña y me gusta decir que el compostelano se identifica y refleja con el club. Queremos que ir al pabellón sea una fiesta, que se vaya a disfrutar y a ver deporte. Sabemos que muchos están con nosotros porque lo han demostrado comprando acciones y teniendo casi 2.500 pequeños accionistas y más de 4.000 abonados.

¿Eso les obliga más a ustedes los técnicos y jugadores porque la ciudad, el club y la masa social han hecho ya su esfuerzo porque el equipo siga en la élite?

Por supuesto, sabemos que tenemos que estar a la altura. Se lo he transmitido a los jugadores. Pero es que cuando bajan del avión y tiene a 50-80 personas jaleándoles, cuando les piden fotos por la calle, cuando hay autobuses de aficionados en cada cancha a la que vamos… no hace falta recordarles que son muy importantes para su gente.

Como gallego que es, hubo equipos en Ferrol, Ourense, Lugo y ahora les toca a ustedes. A ver si se asienta un equipo gallego de forma definitiva en la ACB.

Ojalá sea así, como bien dices llegó a haber tres equipos en la máxima categoría. En Galicia gusta mucho el basket, son tiempos muy difíciles para el deporte profesional pero Galicia se merece estar ahí porque siempre ha estado salvo algún año. Ojalá pronto hubiera alguno más. Sería maravilloso.

A nivel personal, dirigió al Breogán hace unos años, luego ha estado en la Adecco Oro y está arriba de nuevo con el Obra. ¿Hay mucha diferencia entre entrenar en una y otra categoría?

Cada competición tiene sus particularidades, he estado varios años en la LEB. Hay más calidad en la Liga Endesa, lógicamente, y una mayor velocidad de ejecución, pero al final ambas categorías son profesionales. Son gente entrenando en cuerpo y alma mañana y tarde… La diferencia es esa, más velocidad y técnica en la ACB. Como entrenador, soy técnico de baloncesto, donde sea, ahora en esta categoría, pero siempre he trabajado con la misma ilusión en cada sitio.

¿Hay algún técnico que le haya gustado especialmente o en el que se haya fijado más?

Son varios, cuanto más estudias y te dedicas a esto, más cosas aprendes de gente distinta. Escuchar a entrenadores diferentes en clinics durante años como he hecho yo sirve de mucho… Aíto, Scariolo, Pedro Martínez, Maldonado… son muchos. Empecé con Moncho López, otro gran técnico. Podría citar a más, creo que el nivel de entrenadores en España es altísimo.

¿Le gusta la NBA o la veía más antes de entrenar?

Pues mira, he visto mucha NBA en su momento. Me acuerdo bien cuando llegaron Fernando Martín o Petrovic, los Celtics y los Lakers de los ochenta, la etapa de Chicago con Jordan… Luego he visto menos. A nivel personal, reconozco que me divierte más ver un partido de ACB o Euroliga.

Corbacho ha renovado por dos años más y es un jugador español que empieza a destacar y a ser seguido. Usted que le conoce bien, ¿cree que tiene potencial para seguir creciendo, aspirar a un club grande, a la selección…?

Alberto tiene potencial para muchísimas cosas. Cada año va mejorando y tenemos la suerte de que haya explotado aquí. Ha sido todo gracias a su esfuerzo y amor por el basket. Tiene un cerebro privilegiado para entender el juego. Su techo es muy alto y va a llegar a un primerísimo nivel, además de ser un gran chaval.

¿Pueden y deben soñar con la Copa del Rey o es pronto para decirlo al haberse disputado sólo tres jornadas?

Es pronto, la Copa es un sueño y soñar con la Copa está bien, pero es una osadía. Y hasta una imprudencia ahora mismo. Hay dos cosas que marcan los objetivos a corto plazo de un club. Uno es la historia, si eres el Barça, el Madrid, el Baskonia, el Joventut… tienes unas obligaciones distintas a otros. El otro tema es el presupuesto. Nosotros somos el club con menos historia de la liga porque el CB Canarias fue uno de los fundadores. Y somos uno de los presupuestos más bajos. Ir a la Copa implica ser el campeón de una liga de 12 porque hay seis equipos que van a ir sí o sí. Me parece tremendo, una osadía. Creo que debemos mirar sólo al siguiente partido, mirar a la Copa es perder el norte. Ir más allá de lo que marca tu historia y realidad nos descentraría.

El año pasado la disputaron el Fuenlabrada y el Alicante con presupuestos similares, hace dos años, el Valladolid…

Sí, pero…La Copa es el premio a una liga de 17 partidos y sólo hemos disputado tres, pensar en eso va contra la que es mi filosofía de un equipo, que sólo es mirar a la semana, a hacer hoy un buen entrenamiento y pensar sólo en el partido inmediato. Los objetivos a tres meses vista no pueden ocuparnos ahora.

Ahora las cosas van bien, pero tarde o temprano tendrán un bache. ¿Hay que estar mentalmente preparado para cuando lleguen las derrotas y se pierdan partidos que quizá se hayan merecido ganar?

Por supuesto, en la vida y en el deporte todo es equilibrio. Entre ganar o perder un partido por dos puntos, la diferencia es mínima, de detalle. A veces no lo mereces y otros lo ganas sin esperarlo. Uno es negro y otro es blanco, pero sabemos que hay una gama amplia de grises entre derrota y derrota según juegues y compitas mejor o peor. Hay que ser equilibrado cuando ganas y cuando pierdes y seguir trabajando fiel a tus principios al día siguiente pase lo que pase en un partido.

Por último, como decía la canción, ¿a qué dedica el poco tiempo libre que le queda?

Bueno, durante la temporada hay poco tiempo libre aunque sí procuro sacar tiempo para otras aficiones. Sobre todo la lectura, la música, el cine es más difícil porque tengo hijos pequeños, así que veo más alguna película en el ordenador. Leo sobre todo novela negra, especialmente la europea, que me gusta mucho. Y libros de psicología si veo que me pueden aportar cosas para mi trabajo. Tampoco podemos olvidar que mi hobby es el baloncesto y hay que sacar tiempo para ver Euroliga, Adecco Oro, a otros equipos ACB…

7 Comentarios

  1. Abós, Moncho, Sito, una nueva generación de entrenadores españoles se va haciendo un sitio con un buen trabajo
  2. sin el lastre de los cupos (o un pelin mas de presupuesto para optar a cupos mejores, es decir, sobrepagados) podriamos aspirar a la copa y lo que hiciese falta, pero con luz y sanz de bases y hopkins no hay mas que aprovechar el momento… carpe diem obra
  3. Eso de mala pinta va por el Obra?… Actualmente hay catorce proyectos con peor aspecto. Y ya le gustaría a las tres cuartas partes de las canchas ACB tener la pinta que tiene Sar en los partidos… Pero dejemos el tema, que no va a ninguna parte. Hablamos de pintas y pintas al final de la temporada.
  4. Lo del Obra, así como lo del Fuenlabrada y algunos otros tiene mucho mérito, con una economía de guerra, sin apoyos institucionales y estar en Acb.
    En Santiago se aúna una gran afición, un muy buen entrenador y unos jugadores comprometidos. El año pasado q si lesiones, q si uno se retira a mitad de temporada q si 4 jugadores de mas de 34 años y ahi estuvieron, y este empieza con el cuatro titular lesionado de gravedad, así q lo de mala pinta puede ser pero darán guerra Carallo!!!
  5. Mi maximo apoyo al Obra.Equipo con un mérito enorme y que vuelve a colocar a Galicia en el mapa baloncestistico como en el pasado lo hicieron de forma brillante Breogan,Ourense y OAR Ferrol.

Comments are closed.