Entrevista a Garbajosa: repaso a la carrera de un jugador memorable que no descarta ser entrenador

13
76

La retirada de un jugador que ha sido clave en la pasada década siempre es triste. Jorge Garbajosa es un símbolo de la mejor selección española. Desde aquella plata del 2001 a los Juegos de Atenas’2004 donde un maldito cruce en cuartos de final apartó a España del podium, pasando por el oro de Saitama’2006 y llegando al primero oro en un Europeo en Polonia’2009, el ala-pívot dejó su impronta.

También brilló mucho en dos clubs, en el Benneton Treviso del 2000 al 2004 -ganando dos Legas, una Coppa y siendo subcampeón de la Euroliga- y en el Unicaja del 2004 al 2006, donde conquistó la primera y única Liga ACB que tiene en sus vitrinas el conjunto malagueño. Aquel joven pívot madrileño que se fue con 17 años a Vitoria y jugó también en Moscú, en la NBA y en el Real Madrid antes de regresar de nuevo a Málaga, abandona ahora las canchas.

Lo anunció la semana pasada y los próximos meses trabajará en la Federación Española, de entrada estos días con la selección. Esta es la entrevista que nos ha concedido en la que repasa su carrera:

Ha comunicado ahora la decisión de retirarse, pero la tenía tomada desde hace bastantes meses.

Está claro que es una idea que tenía ahí, no puedes esconderte de ti mismo y de tus pensamientos. Lo he hablado con mucha gente, yo me sentía bien y por eso estaba jugando esta pasada temporada. Pero cuando no puedo estar al final del año por una lesión, me tiro dos meses y pico sin jugar… empiezo a tener dudas en mi cabeza de si estoy para seguir. Físicamente no, sé que estoy bien para jugar un año más, pero mentalmente tenía dudas sobre si sería capaz de implicarme al cien por cien en una nueva temporada. Y esa es la clave, si yo tengo una duda, debía parar porque nunca la había tenido, siempre había querido jugar. Lo hablé con mi familia y di este paso, que no es fácil, pero ayudado por mi gente, la Federación, lo estoy viviendo tranquilo, haciendo una transición natural de estar en la selección a estar junto a la selección y ayudar en lo que pueda.

Creo que el hecho de no haberse podido despedir desde la cancha, le dolía, era un final amargo, injusto para alguien con 18 temporadas de profesional.

Lo he pensado, sí, mentiría si dijera que no. Pero creo que no sería justo valorar una carrera de 18 años por lo sucedido en el último mes. Por orgullo personal, por terquedad, podría haber jugado un año más e intentar despedirme jugando, pero por respeto a mí y a todos, si tenía alguna duda no hubiera dado el cien por cien de mí en cuanto a entrega e implicación. Espero que la gente valore toda mi carrera y no lo vivido este año. Entiendo que pueda haber gustado más o menos como jugador, pero que nadie dude de que siempre fui honesto.

¿Qué queda de aquel chaval de 17 años que se fue de Torrejón a Vitoria a intentarse hacer un hueco en aquel Taugrés, ahora Caja Laboral?

Queda todo. Tú eres tú y tus circunstancias. Mis circunstancias fueron cambiando con los años y las decisiones que tomé, pero siempre intenté ser fiel a mí mismo, a mis ideas. Siempre he intentado trabajar y jugar muy implicado, ése era mi método. Y ahora estoy aquí en la Federación igual, viendo un método de trabajo que llevan imponiendo desde hace años. Ahora estoy al otro lado de la trinchera, mi trabajo es distinto pero tengo toda la ilusión por aprender que tenía entonces cuando en 1994 llegué a Vitoria. Y siempre todo con pasión, soy muy apasionado en lo que hago.

Siempre fue usted valiente. Se fue a Vitoria de jovencito y luego se marchó a Treviso cuando tenía un contrato medio hecho con el Real Madrid en el verano del 2000.

Mucha gente me dice esa palabra pero yo no me considero un valiente. Llámalo profesional, implicación, no sé… Tienes que tomar decisiones con tu carrera y tu vida. Para dar un giro a mi carrera tenía que tomar una decisión importante y fue marcharme a Italia. Nunca lo he visto como algo duro o difícil, pensé que para mejorar era lo mejor para mí y creo que no me fue mal. Pude descubrir otro país, otro idioma, etc. Creo que no me equivoqué, puede que la gente lo entienda o no, pero no lo hice porque sí, fue una decisión muy meditada.

Fue esa etapa en Treviso donde se pudo descubrir al mejor Garbajosa, un ala-pívot moderno, que defendía duro, podía rebotear y encima se destapa como un triplista. En 175 partidos en la ACB de 1996 al 2000 en Vitoria no tiró ningún triple y luego ha sido un arma fundamental de su juego.

Nunca sabremos qué hubiera sido de mí y de mi juego de no haberme ido allí. El caso es que tenía muchas ganas de mejorar y Treviso fue una gran oportunidad. Siempre digo que he tenido mucha suerte, coincidí en una época en que se hacía ese juego en Italia, me tuvo que adaptar y aprenderlo y luego ha sido un poco mi modus vivendi. Confiaron en mí para lanzar de fuera y trabajé mucho en ello.

Gana títulos en Treviso durante cuatro años y luego la Liga ACB en Málaga y, de repente, le llega una oferta de la NBA, de Toronto Raptors.

Tengo un cariño muy especial a Mike D’Antoni y me acuerdo que me dijo que le estaban llamando equipos de la NBA preguntando por mí. Yo no me lo creía mucho, no lo concebía, no entraba en mi rango de opciones. Luego D’Antoni me lo recordaba una vez que jugaba con Toronto en Phoenix y él entrenaba allí. No era un mitómano de la NBA y no me impresionó tanto el estar allí al principio aunque lo pasé bien y logramos hacer un buen juego y un buen equipo en mi primer año allí.

Es inevitable hablar de Málaga y el Unicaja, casi, casi, su primera casa.

Seguramente, pero es que también lo profesional va ligado en este caso a lo personal. En Málaga he sido muy feliz en mis dos etapas allí. Ahora por trabajo estoy en Madrid, pero quiero seguir cerca de Málaga. Tengo mi casa allí, infinidad de amigos…También fue clave haber coincidido con un entrenador que para mí ha sido muy importante como es Sergio Scariolo. Es el que más me ha exigido, el que más palos, entre comillas, me ha dado pero también el que más me ha devuelto y sacado de mí. Te exprime, pero si eres listo, luego ves los réditos que sacas de ello. Le debo mucho.

Luego ficha por el Real Madrid, quizá su año y medio más amargo.

Sí, pero no por lo que se pueda pensar. Fue amargo porque estás en un club enorme como es el Madrid y con un proyecto muy fuerte y no cumplimos los objetivos. Eso te frustra a ti como jugador y frustra a los directivos y frustra al cuerpo técnico… En fin, no salió bien a nivel deportivo pero yo guardo un recuerdo espectacular de mi paso por el Madrid.

España, la selección, siempre has dicho que ha sido para ti algo vital, un grupo humano que te ha dado mucho, unos veranos que siempre has disfrutado muchísimo.

Según iban pasando los años he visto la selección como una película que ves y siempre disfrutas. Llegué a la absoluta en 1999 y me junté con Alberto Angulo, con Dueñas, Herreros, Nacho Rodríguez, Rodrigo, De Miguel y tantos otros y fue un aprendizaje diario. Luego se fue incorporando la generación más brillante de nuestra historia, luego Rudy, Marc… Me sentía un privilegiado, lo disfrutaba y si encima llegas al éxito como ha llegado esta selección durante tantos años, la satisfacción es muy, muy especial.

Han sido 18 años de profesional. ¿Qué queda más en el recuerdo, los éxitos, los títulos, los sinsabores, los amigos hechos en la pista…?

El otro día hablaba con un ex compañero y amigo, Juan Espil, y me dijo algo que se me ha quedado. Los títulos, las victorias, están muy bien. Tienes una vitrinita para guardarlos y debes mirarla porque dentro de poco te empezará a fallar la memoria y no recordarás cada partido ganado, el año, quién era el rival… Lo que no olvidarás será con quién ganaste, con quién pasaste un buen rato, con quién tenías una especial complicidad… Me quedo con eso, con las personas que he conocido.

¿Cuántas veces habrá que acordarse de esa infausta lesión el 2007 en un balón imposible que intenta taponar y que le supone romperse el pie y tantos meses de recuperación?

Con que os acordeis una vez ya lo haréis más veces que yo, la verdad, te soy sincero. Es verdad, es un momento muy duro, pero ya está. Pasó y pienso que me recuperé. Miraba para adelante, como siempre he hecho, sucedió y punto. Tengo el privilegio de haber jugado después cinco años y medio más al máximo nivel cuando otros con una lesión así no han vuelto.

¿Le gustaría ser entrenador, si no de ACB de chavales, o es pronto para decirlo?

Ahora es difícil decirlo. Ahora estoy en la federación y tengo un rol concreto en la selección y quiero probarme. Han confiado en mí, quiero aprender mucho y ver cómo van las cosas. Si pasado un tiempo mis jefes ven que no sirvo o yo considero que debo hacer otra función, daré un paso atrás y buscaré otra cosa. Me estoy sacando el curso de entrenador, me gusta esa faceta, pero no está claro si iré por ahí aunque no lo descarto.

13 Comentarios

  1. Que grande, Garbo!
    Me parece vital que estas generaciones, que han dado tanto al baloncesto, una vez dejen las canchas no se desvinculen de este gran deporte totalmente. Toda esta calidad no se puede desperdiciar… deben ser la base de otras generaciones.
  2. Lástima de sus lesiones. Qué gran tiro de media distancia tenía y con los triples tampoco era nada malo. Uno de los mejores sin duda. Tiene mucho que enseñar a los chavales.
  3. Gran jugador hasta los 30.Pero depués vivió de las rentas,y x cierto, vaya sablazo que nos pegó, con el contrato de 2 años cuando estaba acabado.
    • Bueno @Begic, otros menos emblemáticos también nos los pegan…Supongo que Garbajosa llego a un Madrid sin proyecto en el que fallaron todos y cada uno de los implicados. Se podría decir que un Madrid de mercenarios, en el que todos acaban como tal.

      La lastima como madridista es que no se le pudo fichar al salir del TAU…aunque a lo mejor es lo mejor que nos pudo pasar como aficionados a la ÑBA.

    • ¿sablazo que nos pegó? de eso nada, si hay alguien que tiene alguna responsabilidad del ‘sablazo’ serán los directivos. Como trabajador, Garbajosa, siempre busca el mejor contrato, tú no harías lo mismo?? Son los directivos los que trabajan para el club…
  4. para mi uno de los grandes, de los mas completos que he visto en la pista. Una pena que estos pedazo de jugadores no duraran para siempre, GRANDE GARBO
  5. Muy buena entrevista Maestro. Genial Garbajosa, ni una mala palabra de nadie y sabiendo quedarse con lo mejor de cada momento. Aunque en el Madrid no dio lo mejor de su carrera se agradece su profesionalidad
  6. Sin duda un jugadorazo. Increíble como cambió su juego, recuerdo cuando estaba en Tau y era un jugador que se pegaba hasta con su madre dentro de la zona. Después aprendió a jugar abierto como si fuera algo natural en el, pero siguió pegandose con quien fuera necesario en defensa.
    Una pena el mal sabor que se le puede haber quedado a algunos madridistas por haberlo fichado tarde. Sin embargo, en una etapa muy convulsa, creo que siempre mostró ambición y carácter, y que al final se despidió con elegancia y sin dar un solo titular.
    Fundamental en los éxitos de la selección.

Comments are closed.