Viernes, 29 abril 2011 (6:39)
El enfrentamiento entre Querejeta y Villacampa frena el acercamiento entre los clubs divividos por el futuro de la ACB (9ª parte)

El enfrentamiento entre Querejeta y Villacampa frena el acercamiento entre los clubs divividos por el futuro de la ACB (9ª parte)

Autor: -

Querejeta versus Villacampa. Ambos nombres resumen la radicalmente distinta forma de ver la manera en que los clubs tienen que reconducir el futuro de la ACB. Puede parecer un asunto secundario, pero hasta ahora un factor que ha agravado la división de los 18 clubs en torno a la ACB y cómo resucitarla mediante una profunda transformación es la existencia de una lucha de egos.

Algunos quieren protagonismo siempre, otros figurar más de lo que lo han hecho hasta ahora, otros ser más visibles. Desde luego, los grandes quieren evideciar que lo son, Baskonia, Real Madrid y Barcelona. Unicaja quiere que se le siga considerando como tal y Bilbao y Valencia son los quinto y sexto presupuesto de la liga y quieren focos y cámaras. Y más tras ser dos de los clubs más activos estos meses de atrás en la preparación de este movimiento revolucionario que busca rescatar a la ACB del pozo donde se ha hundido.

Pero nada como el enfrentamiento entre Querejeta y Villacampa. Sus posturas están muy enfrentadas. Esta mañana yo había definido su relación como ‘un tremendo pique’. Como Villacampa me ha llamado y me ha dicho que no es cierto, que él no se lleva mal con Querejeta aunque sí discrepa de él en este asunto de la ACB, lo corrijo porque podía entenderse que era un pique personal cuando no es así.

Eso sí, la división entre los 18 clubs existe y se mantiene. División que se ha visualizado hoy con una reunión en Madrid donde sólo doce clubs han garantizado su presencia, aunque se espera a uno o dos más. La unidad y el consenso no van a llegar pronto, pero hay que buscarlo. Villacampa tiene muy claros sus puntos de vista y no ha ido a esa reunión.

Formalmente hay doce contra seis (Joventut, Fuenlabrada, Cajasol, Estudiantes, Alicante y Granada), pero como ya ha explicado varias veces esta web, los 18 clubs están de acuerdo en que hay que cambiar la ACB de arriba a abajo. Todos saben que la nefasta etapa de Portela como presidente debe acabar y que los clubs tienen que tener el poder ejecutivo, las riendas de SU Liga. Porque es suya, no de Portela, como viene sucediendo desde hace décadas.

Un servidor ha hablado con cuatro de esos seis clubs disidentes por ahora al grupo mayoritario de doce. Si uno dice que comparte el 80 por ciento del documento de trabajo inicial que manejó el grupo de doce el pasado día 11, cuando trascendió esta revolución al desvelarla esta web, otros dos dicen que comparten el 90 por ciento y otro, el 70.

Es decir, difieren en algunos métodos y en querer más protagonismo, no en el fondo básico de esta revolución. Así que, dando por hecho algo tan imparable como que Portela aguantará unos días o semanas más, pero que se va a ir a su casa tarde o temprano. Dando por hecho que el tren del cambio está en marcha y no se va a parar, se trata de sumar más viajeros al trayecto.

No hay tanta división en los cinco o seis temas fundamentales. Como informó ayer esta web, no se va reducir el número de equipos en la ACB, como temen algunos. Lo ha dicho públicamente Juan Carlos Sánchez, director de la sección de basket del Real Madrid: “No, nunca se ha hablado de reducir equipos ni de apostar más por la Euroliga que por la ACB. No hemos pensado en jugar competición europea los fines de semana y se ha pedido a la Euroliga que se replantee su formato para que disputemos una fase menos. Nuestra idea es justo la contraria: buscamos una ACB más fuerte, más moderna y económicamente solvente”, ha explicado en el As. También dijo una frase muy fea de montar una liga aparte de la ACB, pero eso ahora mismo es inviable.

Si los 12 tienen que pedir más veces disculpas a los 6 por no haber informado a tres de ellos de esta revolución, que lo hagan para que alguno se sienta satisfecho. Si hay que repetir la votación para elegir la comisión ejecutiva de ocho clubs, que se repita. No parece un sacrificio tan grande. Como no pasaría nada si Barça y Valencia, o Madrid y Bilbao, salen de ella y entran el Zaragoza y el Alicante. O el Gran Canaria y el Joventut. NO PASARÍA NADA.

Porque lo importante es que si la ACB ahora está grave se evite que entre en coma. Es decir, hay que curarla sí o sí.

8 Comentarios
  1. Peter dice:
    Si el tema se para durante cierto tiempo, el recuento de equipos, a favor o en contra, habrá que hacerlo de nuevo, dentro de nada bajarán dos equipos y subirán otros dos en la ACB.
  2. Alruva dice:
    El problema q me da a mi, es q los clubes pequeños piensan q de esos 8 equipos q formen la comisión ejecutiva, estarán sí o sí el Madrid, Barcelona, Baskonia y Unicaja, q siendo realistas, quien piense q no habrá alguno de estos, es de iluso. Dudo muy mucho, q estos 4 se “quieran” quedar fuera a la hora de repartir el pastel, así q, el distanciamiento se mantendrá aún…Eso sí, mientras los equipos pobres no reciban más recursos y los ricos cedan cierto nivel económico y se opte x una buena administración económica, y con criterio, esto no se mejora. Pero a parte de esto, tiene q haber ciertas obligaciones “no firmadas” de los clubes, como compromisos con la cantera (tener al menos un canterano en la 1º plantilla, y realizar un circuito sub’20 de mayor calidad), españoles en plantilla, unificación en contratos televisivos, disminución del Canon ACB, eliminar el presupuesto mínimo, etc etc…
  3. demente11 dice:
    Coincido contigo, Alruva, pero muchas de esas reinvindicaciones teniendo al Madrid y al Barcelona me parecen una quimera. Sobre todo si lees a JC Sánchez diciendo que hay una desigualdad manifiesta entre los que están en concurso de acreedores y los que no… Claro, los 20 millones de euros que pierde su sección y que le pone el fútbol no cuenta…
  4. sabinero dice:
    La composición correcta de esa comisión debería ser dos grandes, tres de los emergentes, y 1 de los equipos en peligro de descenso, y 2 de los clubes que están en LEB como pasado ACB.

    de esta forma se recogen todas las sensibilidades y se suman aquellos clubes que quieren ser ACB, que creo que deben estar porque en algún caso son el futuro más real de la ACB que algunos de los que están ahora.

  5. Alruva dice:
    Ese sería el reparto lógico Sabinero, pero todos sabemos q para q eso se cumpla, muchas cosas tienen q cambiar, y “recuperar” x parte de los grandes… Uno de esos grandes, sería el Baskonia (si encima Querejeta, q es el q está liderando esto, no participa, sería de traca), y de los emergentes, el Bilbao y el Valencia deberían de estar ahí. De la zona baja, entre Granada y Menorca, q son de los más perjudicados. De Leb, pues entre León, Tenerife y Murcia, debería de haber algún representante. Q esta es otr: ¿en q papel se quedaría la LEB?? Y la federación q opina de todo esto??
  6. sabinero dice:
    Pues planteo, alguien cree que sin estar en la comisión Querejeta no liderará, esa sería una actuación que dejaría muy claro muchas cosas a más de uno. Si yo fuera baskonia es lo que haría, su autoridad moral se multplicaría exponencialmente. Sería el auténtico lider, por lo que se interpretaría como una gesto generoso, el siguiente paso sería que fuera Unicaja (club de baloncesto), y el otro uno de los clubes de fútbol, ahora a ver cual de los dos consigue colocarse moralmente al nivel de baskonia.
    Por desgracia, creo que antes de la inteligencia social, domina el afán de protagonismo.
  7. sabinero dice:
    Creo no haberme explicado, me refería a la renuncia de baskonia, planteando un reparto como el antes citado.
  8. estu pendo dice:
    Mal vamos, si los personalismos impiden llegar a los acuerdos esenciales.

    Para mi más importante que acertar con las personas es consensuar, por ejemplo, el que desaparezcan las licencias, porque con ellas la competición pierde interés.

    En caso que que no pudiera ser así totalmente, porque los poderosos no lo admitan; al menos deberían limitarse sensiblemente.

    Por ejemplo que dos de ellas (que serían menos de la mitad, si se mantienen las cinco), se reservasen para los mejor clasificados de los cinco primeros de un ranking establecido por palmarés.

    De esa forma esos cinco “grandes” competirían para superar al menos a otros tres “poderosos” y, además, habría tres plazas adicionales que se repartirían por méritos de clasificación y por las que los tres “grandes en horas un poco más bajas” competirían con el resto de los equipos “mortales”.

    El ranking de los “5 grandes” para que no se convirtieran en “inmortales” se debería ir actualizando con los resultados de cada temporada mediante un sistema de puntuación razonable.

    La competición seguro que ganaría en interés, y me cuesta trabajo creer que aún así algún “grande” tuviera que acabar recurriendo al oprobio concursal y tener que jugar con ventaja frente al resto, como les pasa a los actualmente infectados, según más o menos se desprende de lo manifestado por JCS -no confundir con ACS.