El Barcelona en su laberinto: debe pasar de los análisis a los hechos

235

Tras las reuniones en la Final Four de Estambul, tras las realizadas con diferentes agentes de España y Europa para explicar sus necesidades y fichajes prioritarios, después de verse con Bartzokas y la plantilla, toca moverse. El Barcelona está obligado a actuar. Los análisis internos de la situación y la temporada están hechos, toca pasar a la acción, a los hechos concretos.

El club y sus dirigentes así como los reponsables de la sección deben salir de su laberinto: mirarse al espejo y saber qué quieren ser. Comparsas en España y Europa o un club que lucha por los títulos, como hicieron de 1984 al 2015.

Eso exige tomar decisiones e invertir. Llevan décadas con la sección perdiendo 12, 15, 20 millones. Siempre ha sido así, no vale echarse las manos a la cabeza ahora como si hubieran descubierto un planeta ignoto.

Siempre han tenido un buen presupuesto y no recuperarán su sitio en Europa si lo rebajan. Una vez aclarado esto, toca gastar bien. No sobrepagar a Claver y Rice con sueldos y traspasos o poner a Tomic como el mejor pagado.

También es importante que si desde hace meses no se cree en Bartzokas, o el que sea, actuar. El coste de despedir al entrenador se va a casi 2 millones porque alguien hizo mal su contrato hace 11 meses. Es un dineral que tiene que autorizar la directiva, no puede decidirlo Nacho Rodríguez en solitario.

Claro, la directiva hace cuentas y ve este despido, el de Xavi Pascual, lo que se pagó por Rice y Claver y el director financiero se echa las manos en la cabeza otra vez.

En un club que fichaba y luego retenía a Bodiroga, Ndong, Jasikevicius, Mickeal o Lorbek y que no dudó en pagar por Ricky Rubio, ahora se duda con ciertas operaciones.

Por eso no llegaron De Colo y Datome. Y si ahora gustan Wanamaker y Larkin, hay que entender lo que valen.

Si ahora mandan Llaneza y Nacho Rodríguez en lo deportivo, abortando las gestiones previas de Rodrigo de la Fuente o las que ha hecho ya con ellos en el club, pues el organigrama falla. Por eso Jayson Granger se irá al Baskonia o a la NBA y no al Barça, porque lo hablado por Rodrigo no sirve.

Volver a la Final Four y aspirar a ganarla llevará tiempo. Llenar el nuevo Palau requerirá aún más. Pero los primeros pasos a dar son tener un proyecto coherente y un entrenador en el que se confía, no mirar a Jasikevicius como un escudo para evitarse problemas los del palco. A partir de ahí, un par de estrellas, una plantilla equilibrada y no la desastrosa de este año y confianza en canteranos como Kurucs y Sergi Martínez y los que vayan surgiendo.

235 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here