Contracrónica: un equipo de leyenda que busca un epílogo dorado tras rozarlo en Pekín’2008

3

Nadie tiene una sola duda de que los ‘juniors de oro’ son la mejor generación de jugadores que ha alumbrado España. Desde 1999, Pau Gasol y compañía no han dejado de dar satisfacciones a nuestro baloncesto y han hecho del triunfo una rutina. A día de hoy parece lo más normal del mundo que campeonato tras campeonato los pupilos de Scariolo alcen el título o lleguen a las finales, del mismo modo que hasta hace no mucho lo lograban la URSS o Yugoslavia, por no hablar lógicamente de Estados Unidos. Un logro que entraña una dificultad tremenda y del cual no somos absolutamente conscientes.

Tras levantar un Mundial y dos Eurobasket, España no se va a conformar con reeditar la plata olímpica de Pekín; un partido que ha pasado a los anales de la historia, pero a fin de cuentas una -dulce- derrota. Es el momento de dar un golpe de autoridad y convertirse en los ‘seniors de oro’ sin ningún tipo de discusión, aunque curiosamente el premio gordo puede llegar en el peor campeonato que ha disputado ‘la Roja’ en los últimos tiempos.

Habida cuenta de que en el decepcionante Mundial de Turquía no estuvieron ni Pau -elemento diferenciador de este equipo- ni José Manuel Calderón, no se recuerda otro torneo donde España se haya mostrado tan irregular, pues en Polonia y en Lituania los de Scariolo completaron dos discretas fases de grupos, pero se convirtieron en un rodillo en los cruces. No es el caso de Londres, donde la euforia no debe hacernos olvidar las carencias de una selección sin circulación de balón ni tiro de tres.

Lo que al principio aparentaba ser un baloncesto jugado con el freno de mano puesto ha delatado una preocupante realidad, solventada gracias al carácter de una escuadra vencedora. Las segundas mitades frente a Rusia y Francia nos volvieron a reencontrar con la España que siempre fue y que debe ser si quiere ganar la final.

Pero si hablamos de carácter es obligado mencionar a Felipe Reyes, que en su último gran torneo con España -como posiblemente Navarro- cambió el partido de este viernes después de no jugar un solo momento antes del minuto 26. Es lo bueno de un conjunto que transpira calidad por sus cuatro costados y que pese a tener en Pau a su líder no depende exclusivamente de él -acordémonos de la final de Saitama-. No obstante, para el domingo no sirven los fogonazos esporádicos, sino que es necesario un cien por cien de concentración y entrega.

Aunque visto lo visto sea lógico dudar, si alguien ha demostrado que no hay que subestimar el corazón de un campeón -Rudy Tomjanovic dixit– es esta España, que busca el doctorado seguramente en su última oportunidad. ¿Lo conseguirá?

3 Comentarios

  1. Lo más probable es que no lo consiga e incluso que pierda de paliza si el equipo no mejora sus fríos inicios de partido PERO lógicamente la final hay que jugarla y en el momento del salto inicial el marcador será 0-0. Veremos…

  2. Mañana será la última final olímpica en que veamos juntos a los 4 mosqueteros (Pau, Navarro, Felipe y Calderón). Será imposible que lleguen los 4 a Río (si nos clasificamos) y casi imposible que llegue 1 o quizás 2.

    Esta vez llegan a la final sabiendo que ganar ya no es imposible, lo pueden lograr, ya estuviron muy cerca en Pekín. Qué pena que, Navarro especialmente, no llegue en su mejor momento físico. Seguramente perdamos de más de 20 pero, quien sabe, ¿por que no nos pueden volver a sorprender con uno de sus recitales?

    Chapeau tb para Marc y Rudy, otros que luchan por volver a dar su mejor cara superando sus lesiones, previas a los JJOO, que los tienen mermados.

    Llull e Ibaka son el futuro inmediato aportando ya en el presente. Nos han dado muy buenos minutos defensivos y algunos ofensivos en Londres. Ellos, Riky y Claver deberían llegar, si nos clasificamos, a Río, acompañando a Rudy y Marc.

    Sergio, Sada y Eme disfrutarán de colgarse una medalla al lado de la mejor generación del basket español, no antes de aportar lo mejor de cada uno, para intentar conseguir el sueño milagroso del oro.

    Muchas gracias a todos estos jugadores por hacernos disfrutar de poder ver otra final olímpica con el equipo español … superando un sin fin de circunstancias adversas. ¡Qué gran ejemplo para todos!

    No sé si volveremos a verlo otra vez. Disfrutémoslo mañana. Ahora parece fácil pero … mirad a Serbia, Italia, Grecia, Croacia, etc.

Comments are closed.