Análisis Euroliga (I): Unicaja desafía al Maccabi Tel Aviv y a un Montepaschi Siena completamente nuevo

2
32

Con el objetivo de alcanzar al menos los cuartos de final de la Euroliga tras cinco temporadas quedándose fuera, el Unicaja arranca el jueves su participación en la máxima competición continental, donde se encuentra encuadrado en el grupo más asequible de todos. Circunstancia que sin duda agradecerá Jasmin Repesa, cuyos pupilos -aún en proceso de acoplamiento- solamente se las verán con un verdadero ‘coco’ en la primera fase: el Maccabi Tel Aviv.

El conjunto hebreo, que este fin de semana ganó frente al Maccabi Ashdod la Copa de la Liga de Israel, ha remodelado sustancialmente su plantilla. Keith Langford, Theo Papaloukas, Richard Hendrix y Sofoklis Schortsanitis cedieron su sitio a jugadores como David Logan, Nik Caner-Medley, Giorgi Shermadini, Sylven Landesberg o el recién incorporado Malcolm Thomas, quien suple a un Pops Mensah-Bonsu rescindido por sus problemas de rodilla.

Un buen equipo que sigue dirigido por el también entrenador de Rusia, David Blatt, que renovó por dos años su contrato con la entidad de Tel Aviv antes de marchar al preolímpico junto a su selección.

Un escalón por debajo del Maccabi aparece el Montepaschi, dispuesto a pelearle la segunda plaza del grupo a Unicaja. La escuadra italiana afronta una nueva era tras el adiós de Simone Pianigiani y Bo McCalebb, bajas más significativas de un club que debido a la crisis económica perdió igualmente a Andersen, Rakocevic, Zizis, Lavrinovic y Thornton.

En contrapartida, el nigeriano Benjamín Eze regresa a Siena y compartirá vestuario con Mario Kasun o Viktor Sanikidze. En la Lega -donde han ganado los dos encuentros que han jugado- es posible que les llegue para ser finalistas, pero en el viejo continente el ‘Top 16’ parece su techo.

Vía ‘wild-card’ retorna a la Euroliga el Alba Berlín, cuartofinalista el pasado curso en Alemania. Aunque dio ‘guerra’ a los Mavericks, el equipo de Albert Miralles, Avdalovic o Djedovic no debería suponer una amenaza para el terceto de clubes anteriormente nombrados y a priori se jugará con el Chalon francés el último pasaporte hacia la siguiente ronda.

Pese a perder el pasado viernes ante el Asvel en su estreno liguero, los galos parecen en principio un conjunto más sólido y tienen una marcada referencia tanto en el perímetro como en la pintura. En verano renovaron a su estrella, el alero norteamericano Blake Schilb -quien sonó para Unicaja- y por dentro se han hecho con los servicios del ex NBA Shelden Williams.

Completa el grupo el Asseco Prokom polaco, que presenta su mayor novedad en el banquillo, ahora ocupado por el lituano Kestutis Kemzura.

2 Comentarios

  1. Espero y deseo que llegue como poco a cuartos de final, un gran equipo para un lujazo de afición, el Martín Carpena se vuelca siempre con su equipo.

Comments are closed.