Análisis del Este: los Celtics se lanzan a por los Cavaliers y el anillo en una Conferencia con muchos equipos peso pluma

12

Este martes madrugada al miércoles comienza la NBA. En el Oeste se sabe que hay más calidad, más estrellas, más marketing y menos equipos débiles. En el Este, se sabe que irán a los playoffs Celtics y Cavaliers, de largo los más fuertes de esta Conferencia, y por detrás deberían estar Wizards, Raptors y Bucks.

El resto son una incógnita: hay quienes ven a los Sixers como la revelación (si tienen salud claro dado su historial el último lustro), Miami Heat no tiene mala pinta; Hawks y Pacers ya no son los de hace unos años porque cada verano se les va alguna estrella y no consiguen consolidar ningún proyecto y más abajo aún se ve a Knicks y Bulls. Sería una sorpresa que ambas franquicias no fueran de las últimas del Este. En el resto, queda ver si Pistons, Orlando Magic o Hornets compiten y hasta cuando, porque a partir de febrero se suelen ver tres meses de ‘tanking’ descarado, mientras que los Nets intentarán no ser los últimos.

El verano en el Este ha quedado marcado por los movimientos de los Celtics, que buscan el anillo 8 años después del último y tras varias temporadas acaparando jóvenes, elecciones del draft y mostrando los dos últimos años un buen juego que no daba para luchar por el título. Ahora sí, ahora tienen a dos estrellas para complementar a Al Horford y tirar del carro de Smart, Rozier, Tatum y Jaylen Brown.

Una indiscutible, Kyrie Irving, más otra en ciernes, Gordon Hayward, un anotador de perímetro clásico, con mucha versatilidad pues no es un triplista y con la ventaja de no necesitar muchos tiros y de conocer el juego que quiere el entrenador Brad Stevens por su pasado juntos en su etapa universitaria.

A todos estos nombres hay que unir que Horford hará de cuatro y de cinco pero que a su lado tendrá a Marcus Morris como un buen ala-pívot y al más tosco pero sólido bajo el aro Aaron Baynes. Por si acaso, mencionar también al alemán Daniel Theis, que llega del Brose Baskets y dará unos minutos de descanso a los tres.

¿Suficiente para ganar en el Este a los Cavaliers? Puede ser aunque no tienen la experiencia de éstos en los momentos críticos. ¿Suficiente para plantar cara a las potencias del Oeste? Al menos para estar cerca. Y si no, su momento será la siguiente temporada, cuando sepamos si Tatum, Brown y Rozier, con más partidos jugados y más curtidos, son tan buenos como pintan de jóvenes casi debutantes.

Los Cavaliers son la corte del rey Lebron James y ahora tiene a su amigo, el veterano Wade, a su lado. Además, su palmarés y nivel en la cancha hacen indiscutible que es el Rey. Ha estado entre Miami y Cleveland en las siete últimas finales del Este para ganarlas y enfrentarse al mejor del Oeste, con tres anillos y cuatro sinsabores.

Todo cambió para él y los ‘Cavs’ este verano cuando Irving se ‘rebeló’ y pidió el traspaso. Lo hicieron de forma inesperada con su máximo rival, los Celtics. A cambio, llegó un buen alero que dará descanso a Lebron como Crowder, el joven pívot Zizic, una elección del draft muy jugosa para el próximo verano e Isaiah Thomas, lesionado hasta enero.

La otra incorporación importante es un base venido a menos como Derrick Rose, al que cuesta verle adaptado al estilo de juego que impone Lebron. No es un triplista y no podrá atacar el aro como le gusta con el Rey y Wade en pista. Jose Calderón tendrá un rol secundario cuando vuelva Thomas, pero por ahora parece que jugará unos minutos cada noche y él sí puede aprovechar su buena muñeca.

Cuando esté Thomas, él sí será una gran amenaza con su velocidad y tiro rápido tras recibir o en bote para lanzar de 4-5 metros. Como siempre, la aportación de Kevin Love será fundamental y también la de Tristan Thompson peleando por cada rebote. Asimismo, JR Smith y Korver son una garantía en anotación. Una plantilla tremenda pero débil en la defensa de los bases con Rose y Thomas cuando enfrente estén Irving, Wall o Curry. Además, hay que ver el rendimiento del veterano Wade.

La pelea con los Celtics promete ser enorme y cada duelo entre ambos, como el del martes, será una batalla mirando a mayo de reojo.

En Toronto hay ganas de ver a los Raptors tutear a los dos favoritos. La final de Conferencia ya sería un éxito para ellos pero no lo tienen fácil. Nada fácil en realidad. Volverán a ganar 52-55 partidos en el Este sin problemas si no sufren lesiones, pero no han mejorado nada la plantilla. Se han centrado en renovar a sus titulares estos dos últimos veranos, Lowry por tres años y también Ibaka, que llegó el pasado febrero a la franquicia, y eso les deja escaso margen salarial para el banquillo, donde ya no están casi ninguno de los mejores suplentes que tenían, DeMarre Carroll, PJ Tucker o Corey Joseph.

Lowry y DeRozan siguen siendo una pareja exterior de enorme rival, grandísimos anotadores con el mérito de que DeRozan apenas tira y mete de tres. Ahora se espera que suban su nivel sin aquellos Norman Powell, Poetl, Nogueira… a la espera de su rookie del pasado draft, Anouby. Bucks y Wizards no parecen peores que estos Raptors.

Los Wizards fueron la revelación de la pasada temporada y en la nueva, serán un equipo a vigilar pero con el muy difícil reto de poder llegar más allá de las semifinales de Conferencia. Su quinteto titular es buenísimo pero el banquillo bajaba mucho el nivel y eso lo notaron en los pasados playoffs. Lo malo para ellos es que este verano no parecen haberlo mejorado. Con Wall, Beal, Porter, Morris y Gortat son un gran quinteto, sobre todo el perímetro. Wall y Beal se fueron a los 52 puntos de media en playoffs.

Estar cerca de ‘Cavs’ y Celtics es la clave para ellos y ver luego el primer rival en playoffs. Ser terceros del Este es el objetivo y la semifinal, su tope teórico. Sin lesiones, pelearán por ello con los Raptors. Es previsible que Wall y Morris sigan al mismo buen nivel, pero el salto vendrá de que Beal y Porter mejoren otro poco y que el banquillo suba su rendimiento. Smith es blandito pero con calidad. Oubre es la gran esperanza. También el más llamativo de sus escasas incorporaciones este verano, el tirador Jodie Meeks. ¿Satoransky? Estos Wizards juegan a tanto ritmo que el checo no encaja. Un intercambio quizá vendría bien a ambas partes.

Antetokounmpo es la piedra angular de los Bucks y el futuro de los próximos años en la franquicia de Milwaukee. Sin duda, uno de los jugadores más reconocibles de toda la NBA por su impacto en mates, transiciones, tapones, atleticismo y cada vez mejor capacidad anotadora.

Pero a su lado hay mucho talento. Jabari Parker sufrió una grave lesión y queda ver cuándo y cómo vuelve, se habla de febrero. También están Khris Middleton, Greg Monroe, Malcolm Brogdon, Matthew Dellavedova. Hay varios nombres más a considerar para alargar la rotación: Jason Terry, Tony Snell, Thon Maker, un 2,16 que debe explotar, y el bosnio Teletovic.

En Miami tendremos a los Heat con el mismo bloque que tan buen sabor de boca dejó a sus aficionados los últimos meses de la pasada temporada. Mal inicio, luego una gran racha y varias derrotas apretadas ya en abril que les hicieron daño. Apenas han movido la plantilla este verano, pero refuerzan el juego interior con un trabajador incansable que ayuda en rebote y puntos como el ex Celtic Kelly Olynyk.

Goran Dragic y Whiteside llevan dos temporadas jugando muy bien pero han estado solos, básicamente porque la enfermedad de Chris Bosh les mató y luego se fue Wade. Dion Waiters es la tercera pata de su ataque. Tras ellos, un cuarteto para completar un buen roster y buscar los playoffs: James Johnson, el citado Olynyk, Josh Richardson y Justise Winslow, lesionado el pasado curso mucho tiempo. Queda ver qué aporta el rookie elegido en el pasado draft, Bam Adebayo, que no lo tendrá fácil con mucha competencia de jugador experimentado en esta franquicia.

Los Sixers apuntan a revelación por la calidad y juventud de varios de sus pilares. Simmons y Embiid deberían liderar a la franquicia en su intento de ser regulares y competitivos tras superar sus lesiones.

Simmons apunta a ser un poco como Green en los Warriors o Lebron en Cleveland: un base capaz de ordenar jugadas, de pasar muy bien, de atraer ayudas y dar el pase perfecto a un compañero. Lo era en su universidad y ahora debe demostrarlo en la NBA. Al menos se confía en ello y de entrada los Sixers jugarán para él y para Embiid, un 2,13 potente cerca del aro y que tira muy bien de tres.

Entre medias de ambos, el croata Saric, que acabó bien la pasada temporada y ahora tendrá menos tiros. Sí los asumirá un especialista en el triple como Reddick, que llega de los Clippers. Además, el pasado número uno del draft también con estos prometedores Sixers, Markelle Fultz, otro anotador en potencia. Ordenar todo este talento no será sencillo porque también están Covington y Okafor. Da la sensación de que habrá algún intercambio durante la temporada para deshacerse de alguno y traer algún veterano que dé solidez al equipo.

En Chicago Bulls toca reconstrucción sin Butler, que fue traspasado a los Wolves. Tampoco siguen ni Rondo ni Wade. Así que todos los especialistas en EEUU consideran que es una temporada de transición donde buscarán dar espacios a dos jóvenes, Dunn y el finlandés Markannen, y ‘tankear’ para tener una de las tres primeras posiciones del próximo draft.

LaVine llegó de los Wolves en el intercambio de Butler y liderará a una floja plantilla junto a Mirotic, a priori el cuatro titular tras renovar hace unos días, y el pívot Robin Lopez.

Es una pena cómo se han caído los Hawks, que llegaron a tener varios All Star como Teague, Horford, Korver y Millsap. Preocupante que un equipo tan clásico en playoffs en los últimos 30 años no pueda retener a sus buenos jugadores y cada proyecto carezca de continuidad. Se ha ido Dwight Howard este verano, titular con Millsap en la pintura la pasada temporada, y ha llegado el turco Ilyasova para jugar con el ex Obradoiro Muscala. El base alemán Schroder es su único jugador líder en ataque y el italiano Belinelli es su otra incorporación destacada. Pero es una de las tres-cuatro plantillas más flojas de la liga y sólo les queda esperar que el próximo draft sea afortunado para ellos. Eso, y cazar alguna estrella en el mercado de agentes libres con su amplio espacio salarial para tentar a alguna.

Los nuevos Knicks post-Carmelo Anthony ya no pueden hacerlo peor. Se ha ido el veterano anotador, nunca un líder fiable, y el base Derrick Rose. Sigue Noah con su contratazo absurdo. Tampoco continúa Marshall Plumlee. Entre los nuevos, Tim Hardaway Jr., Michael Beasley, Ramon Sessions, Enes Kanter, Doug McDermott, Frank Ntilikina (draft) y Damyean Dotson (draft). Y continúan la que será piedra angular del equipo, Porzingis, Ron Baker, Willy Hernangómez, el lituano Kuzminskas, Courtney Lee, Kyle O’Quinn y Lance Thomas.

Plantilla muy renovada pues y de perfil bajo. Tras tantas y tantas campañas desastrosas, pues lo mismo este curso las cosas funcionan mejor. Pero cuesta ver de entrada química en una plantilla tan parcheada. Hay que definir roles, ver si Kanter acepta el suyo, si Porzingis da un salto, también, si Baker y O’Quinn son más consistentes y regulares. Ganar más de 31 partidos y acoplarse rápido, es lo que se les exige. Si lo logran para el All Star, pues tendrán los dos meses finales para luchar por el playoff.

Los Pacers, sin Larry Bird ya al frente de la franquicia, inician una etapa difícil sin este referente y sin su estrella, Paul George, enviado a Oklahoma a cambio de Oladipo y Sabonis. Ganan dos titulares que deberían dar los puntos del alero perdido, sobre todo si el lituano explota, algo por ver. Junto a ellos, el salto de calidad que se espera aún de Myles Turner, uno de los mejores cincos en potencia pero muy débil mentalmente, poco competitivo hasta ahora. Este curso tendrá más tiros y protagonismo y menos excusas.

La marcha a Minesotta de Teague les deja sin base fiable pues no parece que Darren Collison lo sea. El croata Bogdanovic llega desde los Wizards para ser el alero titular y amenazar en el triple. Dada la debilidad del Este, los Pacers puede pelear perfectamente por ser séptimos-octavos con los Sixers en nuestras predicciones. A su favor tienen que ellos sí cuentan con una plantilla larga con Lance Stephanson (si alguna vez madura), Thadeus Young, Al Jefferson y Glen Robinson.

Algún día volverá a crecer la hierba en Detroit: ¿será éste el año de unos Pistons al menos atractivos de ver? El curso pasado lo fueron a veces. Pero no estuvieron cerca del playoff casi nunca. Siguen Reggie Jackson y un Drummond que se queda en buen jugador pero sin perfil de estrella. Han perdido a Morris y Baynes en la pintura y lo notarán. Pero ahora tienen un buen escolta para defender y anotar como ex Celtic Avery Bradley.

El alero titular parece ser que será Stanley Johnson, tercera temporada ya para él y aún no demostró lo que se esperaba cuando lo eligieron en el draft. Si no funciona, tienen a su rookie Luke Kennard como alternativa, estrella en Duke en la NCAA. Buen quinteto y dos-tres suplentes pero poca plantilla. Para pelear el playoff tendría que salirles muy bien las cosas.

Para los Hornets es duro estar en una ciudad pequeña y una franquicia que no es atractiva para captar buenos jugadores en el  mercado de agentes libres. Además, tienen al frente a un mito como Michael Jordan, con un grado de exigencia importante. Hace dos temporadas jugaron muy bien y llegaron al playoff. No repitieron la pasada campaña y en la nueva, esperan lograrlo en dura pugna con Sixers y Pacers.

Al dúo Kemba Walker-Batum suman al ya veterano Dwight Howard para tener más poderío bajo los aros. Batum no jugará, por lesión, hasta diciembre y será momento para que otros jugadores de perímetro den un paso al frente: Michael Kidd-Gilchrist y el escolta rookie Malik Monk. Lamb, Zeller y Kaminski son tres suplentes básicos junto a Monk en el objetivo de tener una rotación amplia que permita estar en playoffs.

Los Nets esperan dar un salto este año tras dos pésimas temporadas previas. El flojo nivel de cinco-seis franquicias del Este les permite pensar en superar las 20 victorias de la pasada campaña sin problemas si todo se ajusta y con el beneficio de jugar sin presión. Se han ido y llegan muchos jugadores, cuatro especialmente destacados: un anotador como D’Angelo Russell sólo 21 años y apuntando al All Star; un pívot para cerrar el rebote, Timofey Mozgov, más dos exteriores que deben aportar puntos, Allen Crabbe y DeMarre Carroll, ambos provenientes de un decepcionante curso el año pasado. Ellos más Jeremy Lin, Trevor Booker y el rookie Jarrett Allen, un pívot en el que hay buenas esperanzas, deben sostener al equipo de Brooklyn.

Orlando Magic parece una franquicia casi tan gafada como esos Sixers de lesión en lesión y con malas elecciones en el draft de la última década. Fournier y Vucevic volverán a ser sus referentes, Aaron Gordon alguna vez tiene que explotar y no ser un simple jugador más, hay muchas esperanzas en el rookie Jonathan Isaac y vuelve un jugador que rindió bien en este equipo en el pasado, Arron Affalo. Otro refuerzo es el alero Jonathon Simmons, procedente de los Spurs. También está Biyombo y han fichado un cinco más como Marreese Speights, así que van sobrados de centers y puede haber algún intercambio durante la temporada. No parece que el ex barcelonista Hezonja vaya a tener un gran rol vista su irregularidad. El año pasado ganaron 29 partidos y no será fácil que lo consigan este curso.

12 Comentarios

  1. Buenas
    buenisimo el articulo gracias Javier Maestro
    pronósticos
    1-Cleveland estando lebron no tengo dudas
    2-Boston plantilla muy buena de mis Celtics, vamosss
    3-Washington, otro equipo con jugones.
    4-Miami, estuvieron muy bien el año pasado, equipo muy luchador.
    5-Milwaukee, teniendo al jugón Anteto, favoritos a playoffs mínimo.
    6-Toronto, equipo de gran calidad y experiencia.
    7-Philadelphia, vaya equipo de jóvenes talentos tienen
    8-Indiana, a pesar de las bajas se pueden meter en playoffs
    el resto de equipos, le doy alguna opción a Orlando y puede que Atlanta, el resto sin playoffs.

  2. Uf… la Conferencia Este cada vez da mas penita verla. Si tuviera que apostar no creo que más de dos equipos se clasificarían para play offs en el Oeste (Cavs y Celtis), y solo Toronto o Washington pelearían por entrar. En fin, hasta que se empiece a valorar más a los equipos que a las Conferencias la final está clara, paseo de Cavs y Boston y entre estos dos creo que pasarán los Cavs (otra vez) y volverás a palmar contra GS.
    Ojalá haya alguna sorpresa porque se está convirtiendo en una competición demasiado previsible, me gustaría una final Boston-Houston, pero me da que es mucho pedir.

  3. Muy muy buen articulo. Enhorabuena. Apuesto por Cavs, tengo muchas ganas de verlos y mucha curiosidad con el papel de Rose. Como revelación me gusta Philadelphia ( no arriesgo mucho) .

  4. Mucha igualdad, muchos equipos optando al 8 puesto. Algunos harán tanking desde el min.1 (Hawks, Bulls, Nets y Pacers) y otros esperaran a ver como les va en febrero (knicks, Detroit, Orlando o Hornets).
    La sorpresa positiva podrían ser los Sixers, quizá con balance por encima del 50%.
    La decepción, quizá los Bucks que por algún motivo no acaban de armar un equipo. Los Raptors seguiran en su estancamiento, ni para arriba ni para abajo, serán 3 ó 4 peleando con Washington.
    Celtics
    Cavs
    Washington
    Raptors
    Sixers
    Heats
    Bucks
    Hornets

  5. Javier,

    Te has dejado una información relevante en este artículo…que no es otra que Jonathan Holmes ha firmado con los Celtics…:)

Comments are closed.